El 2018 fue un año de estabilidad en el sistema migratorio canadiense

El 2018 fue un año de estabilidad en el sistema migratorio canadiense

El año 2018 ha sido probablemente el año más tranquilo en la última década en términos de cambios radicales a las leyes de inmigración. Hubo algunos cambios, pero no tan dramáticos como se habían visto en años anteriores.

Con el gobierno conservador de Stephen Harper se realizaron cambios completos a las leyes de inmigración, y luego, con la llegada del gobierno liberal de Justin Trudeau al poder en el 2016, nuevamente todo cambió. Por suerte este año son pocas las cosas que han cambiado, pero las mismas han sido de forma positiva.

Uno de los cambios más importantes fue el cambio a la inadmisibilidad por razones médicas. En el pasado, cuando una persona estaba enferma y podía llegar a causar gastos excesivos al sistema de salud, era declarada inadmisible (con algunas excepciones) para inmigrar a Canadá.

Gastos excesivos eran considerados cinco mil dólares, pero este año se cambió el monto de dinero que la persona tiene que ocasionar al sistema para ser declarada inadmisible, y se subió a aproximadamente 20 mil dólares.

También se eliminó la inadmisibilidad por necesitar educación especial, rehabilitación social o vocacional, o apoyo personal. Ha sido un cambio muy importante porque va a permitir que personas con ciertas enfermedades no peligrosas para la sociedad puedan obtener la residencia canadiense junto con toda su familia.

Otro cambio, del tipo de procedimiento, es que se han empezado a procesar más rápidamente los casos de esposas y parejas en unión libre y de niños dependientes. Estos procesos, que antes tomaba un año y medio o dos años, están tardándose ahora entre 8 y 12 meses, lo cual es muy positivo porque permite a las familias reunificarse más rápidamente.

En el área de ciudadanía los cambios sustanciales en realidad se terminaron de implementar en octubre del 2017, pero el impacto se ha visto hasta este año, y ha habido un aumento del 130 por ciento de personas haciendo el trámite. Esto ha sido causado porque se ha disminuido el tiempo que la persona tiene que estar en Canadá para poder hacerse ciudadano, ha bajado de cuatro años en seis a tres en cinco, y también se ha disminuido la edad en que las personas tienen que pasar los exámenes de idioma y de conocimientos de Canadá de 65 a 55 años, lo que significa que ahora cualquier persona mayor de 54 años no tiene que hacer estos exámenes.

También, un niño menor de 18 años puede ahora hacer su trámite por sí mismo si no está incluido en el paquete con toda su familia, y se le cobra únicamente $100, aunque sea el solicitante principal, en lugar de los $530 que se cobra regularmente.

Algo que nos tuvo bastante preocupados en el 2018 fue lo que iba a suceder en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Canadá, México y los Estados Unidos en relación con los programas para obtener permisos de trabajos para los ciudadanos de esos países. Pero al concluirse el tratado quedó claro que esos programas continúan exactamente como en el pasado: se continúa teniendo el programa de profesionales (aproximadamente 65 profesiones en lista) y si un ciudadano de esos dos países consigue una oferta de trabajo de una compañía canadiense puede obtener un permiso de trabajo sin tener que tramitar una autorización del Departamento de Recursos Humanos de Canadá.

También, bajo el tratado continúan los trabajadores Intra-Company Transferee (personas que ocupan un cargo ejecutivo o especializado en una compañía), y si esta compañía tiene una sucursal en Canadá puede transferir a esos trabajadores automáticamente sin tener que pedir permiso al Departamento de Recursos Humanos de Canadá. Igualmente continúa existiendo el programa para inversionistas de esos países.

Esto es muy importante porque todos estos trabajadores pueden venir a trabajar a Canadá y esa experiencia les da puntaje adicional para la residencia permanente bajo el Express Entry y el de Trabajadores Calificados.

Hablando del Express Entry (el sistema de procesamiento bajo el cual se procesan los trabajadores calificados, la mano de obra especializada y las personas que tienen experiencia de trabajo canadiense), pasó a ser la fuente más importante para inmigrantes económicos, a pesar de que cuando se inició este programa, en el 2015, se tenia el temor de que no calificaran muchas personas. Al final se ha visto que no ha sido así, y que este año el puntaje requerido para calificar ha bajado hasta 439 puntos, llegándose a la cuota de inmigrantes que había sido proyectada por el ministro de Inmigración en el 2017 en términos de los inmigrantes bajo la clase económica.

Ha habido también una adición al programa de jóvenes. Canadá tiene acuerdos con ciertos países donde los jóvenes entre 18 y 35 años pueden obtener un permiso de trabajo abierto o con oferta de trabajo para venir a experimentar Canadá durante un año, así como también los jóvenes canadienses pueden ir a trabajar a esos países. Este año se agregó Australia y Portugal.

También, en los últimos años se había implementado una práctica de que las personas que vienen a Canadá ya sean visitantes, trabajadores o estudiantes, tenían que hacerse fotografías y huellas digitales antes de llegar. Era una lista de algunos países, pero a partir de diciembre de este año, todos los ciudadanos del mundo, antes de venir a Canadá con una visa temporal, tiene que presentar estos documentos biométricos a fin de mantener la seguridad del país.

Donde hubo muchas discusiones este año es en tema de los refugiados. Canadá va a recibir el número más alto de refugiados de los últimos años, alrededor de 50 mil, pero al hacer un análisis queda claro que es un número mínimo en relación con la situación global. En estos momentos hay 258 millones de personas en movimiento en el mundo, y de ese total, 68.5 millones son personas que fueron desplazadas forzosamente de sus países de origen, es decir refugiados y personas que están buscando asilo, pero de esa cantidad Canadá ha recibido solamente 50 mil, o sea un poquito más del 1%.

En este sentido, no es una crisis, no tenemos que preocuparnos, lo único que ésto casusa es que los refugiados tengan que esperar más tiempo para que sus casos sean procesados. Porque un caso que normalmente debería ser procesado entre 30 y 60 días después de haber pedido refugio ahora se está tardando entre un año y año y medio, y ésto incluye las personas que están entrando de forma irregular desde los Estados Unidos.

Lamentablemente la llegada de los refugiados ha ocasionado muchísima atención por parte de los medios de comunicación y ha causado un poco de pánico en la ciudadanía canadiense, pero este pánico realmente ha sido provocado por los partidos de oposición para sacarle crédito al gobierno en poder, sin considerar que Canadá es firmante del Convenio de Ginebra y que tiene la responsabilidad internacional de permitir que estos refugiados, una vez en suelo canadiense, no importa si vienen de forma regular o irregular, puedan hacer su petición de refugio ante el Consejo de Refugiados.

También, cuando se observan los casos que están entrando desde los Estados Unidos se debe saber que el Tratado del Tercer País Seguro dice claramente que, si una persona entra por una frontera irregular, es decir por un lugar donde no hay un puesto fronterizo oficial, el tratado no tiene vigencia y por lo tanto no va a ser regresada a los Estados Unidos para que solicite refugio ahí.

En términos de la inmigración en general, en el 2017 se establecieron proyecciones de números de inmigrantes por tres años. Este año el Ministro de Inmigración dijo que entre el 2018 y el 2021 se esperaba traer 1.3 millones de nuevos inmigrantes a Canadá, lo cual va a significar un aumento del 1 por ciento anual con relación a la población canadiense, que es precisamente el porcentaje que muchos estudiosos han concluido que es lo que se necesita para mantener la fuerza laboral en el país dada la baja tasa de natalidad que hay en Canadá.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Para los mexicanos, el USMCA sigue siendo una de las mejores opciones para trabajar en Canadá

Para los mexicanos, el USMCA sigue siendo una de las mejores opciones para trabajar en Canadá

Una de las noticias que durante los últimos meses ha acaparado la atención de la ciudadanía canadiense, así como también de la mexicana y estadounidense, ha sido la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC o North American Free Trade Agreement, NAFTA), el cual entró en vigor el 1 de enero de 1994.

Finalmente, después de muchas estiras y encoges, los gobiernos de Canadá, México y Estados Unidos pactaron un nuevo acuerdo comercial que cambia algunos aspectos del tratado inicial, pero que en esencia mantiene las mismas dinámicas comerciales entre los tres países. Este acuerdo ahora se llamará United States-Mexico-Canada Agreement (USMCA).

La buena noticia en las áreas que tienen que ver con la temática migratoria, es que aquí prácticamente no ha habido ningún cambio, y por tanto el renombrado USMCA continuará constituyendo una de las mejores opciones que tendrán los ciudadanos de origen mexicano para optar por un permiso de trabajo y eventualmente, la residencia canadiense.

Porque tal y como hemos explicado en columnas anteriores, con todos los cambios que ha habido en los últimos años en el sistema migratorio canadiense, una de las mejores opciones que tienen para llegar a Canadá los ciudadanos de Chile, México, Colombia y Perú (residentes de Perú y Colombia) son las oportunidades que les brindan sus Tratados de Libre Comercio con nuestro país.

Digo ésto porque a raíz de estos tratados hay repercusiones muy importantes para las personas que desean venir a trabajar a Canadá, al permitir que residentes permanentes y ciudadanos de estos países puedan beneficiarse dado que facilitan la entrada reciproca de distintos trabajadores a ambos países. Esto significa, en concreto, que los ciudadanos mexicanos que tengan una oferta de trabajo en ciertas categorías de una empresa canadiense, o personas que desean abrir un negocio, se les facilita la obtención de un permiso de trabajo.

Es importante notar que los tratados en sí mismo no tienen ningún tipo de programa o categoría que le permita a una persona solicitar la residencia permanente en Canadá, pero sí le facilita la entrada al país con un permiso de trabajo en cuatro categorías específicas.

Una es la categoría de personas que vienen a invertir dinero o a hacer comercio con Canadá. Para estas personas existe la posibilidad de obtener un permiso de trabajo siempre y cuando vengan a abrir una compañía.

La segunda es la facilidad para los visitantes que vienen a hacer negocios en Canadá, a quienes se les puede conseguir un permiso de trabajo sin muchas dificultades. Generalmente esta categoría aplica para las personas que vienen a ferias, exposiciones de negocios, a personas que vienen a dar servicios por un tiempo muy corto, o artistas que vienen para hacer presentaciones específicas.

La tercera categoría es la de altos ejecutivos que pueden venir al país mediante un proceso de transferencia de sus compañías, es decir, compañías que tienen su sede en el país de origen y que tienen una sucursal en Canadá pueden solicitar un permiso de trabajo para transferir ejecutivos a que vengan a manejar o a abrir la compañía o subsidiaria. Este programa es sólo para ejecutivos y personas con conocimientos especializados.

La cuarta categoría que se abre con la entrada en vigor de los Tratados de Libre Comercio, y que con toda seguridad puede ser la más ventajosa, es la categoría de profesionales y técnicos, ya que hay una lista de profesiones y ocupaciones especializadas que le permiten a un ciudadano de países que han firmado un tratado con Canadá de obtener un permiso de trabajo.

Básicamente lo que se necesita es una oferta de trabajo de una compañía canadiense (la cual no necesariamente tiene que ser una compañía grande), mediante la cual se le permite a este trabajador o profesional hacer un trámite para obtener una visa de trabajo sin la necesidad de demostrar que la compañía canadiense no puede conseguir ciudadanos canadienses o residentes permanentes para hacer ese trabajo.

Este es un trámite relativamente sencillo, siempre y cuando el trabajador tenga una profesión u ocupación que esté incluida en la lista de profesiones del tratado, haya una oferta de trabajo de una compañía canadiense, la persona sea nacionalizada o nacida en uno de los países arriba mencionados y tenga conocimientos de inglés o francés y cumpla con los requisitos de la profesión u ocupación de acuerdo a los requisitos del tratado correspondiente.

Los permisos de trabajo de las primeras tres categorías tienen un periodo de duración de entre tres meses y un año, dependiendo para qué viene la persona. Para los ejecutivos transferidos y para la categoría de profesionales y técnicos, los permisos de trabajo se pueden renovar anualmente sin un límite establecido.

Para la cuarta categoría, es decir para los profesionales y técnicos, ya una vez estando en Canadá estos pueden cambiar de compañía si así lo desean, por lo que aparte de que estas opciones creadas con el Tratado de Libre Comercio (ahora llamado USMCA para el caso de México) son una oportunidad excelente para poder venir a Canadá con un permiso de trabajo, se abre una puerta enorme para luego poder solicitar la residencia permanente dado que el tener una oferta de trabajos en Canadá se ha convertido en uno de los factores más importantes para que las personas puedan solicitar la residencia permanente en el país.

Hay que tener en cuenta que una vez que una persona se encuentra en Canadá con un permiso de trabajo las puertas que se le abren son, entre otras, el poder solicitar la residencia permanente bajo el programa de experiencia canadiense, el cual requiere que los trabajadores hayan trabajado en el país con un permiso de trabajo en ocupaciones especificas por un periodo de un año para que luego de hacer un examen de inglés y obtener el mínimo puntaje requerido, poder solicitar la residencia permanente.

Adicionalmente, también se puede utilizar el Programa Federal y los diferentes Programas de Nominaciones Provinciales del país, los cuales también llevan a un trabajador a la obtención de la residencia permanente.

Es importante hacer notar que para las personas que se encuentran en Canadá de forma indocumentada y para quienes están de visita,  ésta es una buena oportunidad para investigar si sus ocupaciones se encuentran en esa lista de ocupaciones con prioridades, ya que de ser así, si están se puede trazar una estrategia para que puedan, usando los tratados como punto inicial, obtener la residencia permanente.

En este sentido, las personas que se encuentran en Canadá y que lean esta información, y que deseen ayudar a un amigo o a un pariente a venir a Canadá, o que quieran ellos mismos tramitar su residencia permanente en el país, deben investigar si sus ocupaciones están en la lista de prioridades que establecen los Tratados de Libre Comercio entre Canadá y México, Chile, Colombia y Perú. Si lo están, deben conseguir una oferta de trabajo, la cual les podría facilitar la entrada al país con un permiso de trabajo que luego los puede conducir a la residencia permanente.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Canadá anuncia nuevo plan migratorio para los próximos tres años

El ministerio de inmigración de Canadá anuncia nuevo plan migratorio para los próximos tres años

Canadá anuncia la llegada de un millón de inmigrantes para los próximos tres años

El Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, Ahmed Hussen, dio a conocer esta semana su plan migratorio para los próximos tres años, y el anuncio fue muy alentador para la comunidad inmigrante.

En Canadá, hace mucho tiempo se hacían estrategias migratorias para cinco años, pero se habían dejado de hacer, y ahora, el ministro Hussen la está implementando nuevamente dando a conocer cuáles son los números de inmigrantes que espera traer el gobierno durante los próximos tres años.

Muchos investigadores han estado diciendo que, para poder mantener la fuerza laboral canadiense joven, se debe traer por lo menos el uno por ciento de la población canadiense. Y en su anuncio, el ministro dijo que para finales del año 2020 este número se va a aproximar a dicho porcentaje.

Así, si se sigue este plan, para el año 2020 se va a estar trayendo a aproximadamente 340 mil inmigrantes por año. Para el año 2018 el número será de 310 mil nuevos inmigrantes (es decir 10 mil más que este año 2017, cuya meta es 300 mil), luego, para el 2019 serán 330 mil y para el año 2020 llegaríamos a 340 mil.

En el anuncio no solamente es positivo el número de inmigrantes, sino que también la división de las plazas para las distintas categorías de inmigración. Porque también cada año se va a aumentar el número de inmigrantes que vienen como trabajadores calificados. Para el 2018 se espera un promedio de 78,200 trabajadores calificados, y va a aumentar en aproximadamente cinco mil cada año en el 2019 y el 2020.

Un aspecto que me parece muy positivo y sin lugar a duda va a ser de mucho interés para la población, es que el programa de padres y abuelos va a subir en sus números. En el 2018 el número total será de entre 17 y 21 mil, lo que significa que se va a duplicar el número de padres y abuelos que pueden ser patrocinados para venir a Canadá, dado que hasta el 2015 el número era de 5 mil y luego fue duplicado por el nuevo gobierno, y durante los próximos tres años se va a volver a duplicar y se va a mantener entre 17 y 21 mil.

También se ha fijado el número para los refugiados, el cual se va a mantener entre 48 mil y 56 mil en los próximos tres años, mientras que el número de casos por razones humanitarios y compasión se va a conservar más o menos en las mismas cuotas que se tienen este año, que son entre 3,500 y 3,600.

Estos números indican que el ministro Ahmed Hussen está haciendo lo que tiene que hacer, porque Canadá tiene un problema muy grande de una población que se está avejentando, donde muchas personas se están retirando y se estarán retirando en los próximos años, dejando vacíos en términos de la fuerza laboral aquí en Canadá.

Actualmente se tiene el problema del envejecimiento de la población, pero también está el problema del poco número de nacimientos dentro de la sociedad canadiense en general, es decir que no se están teniendo hijos al promedio necesario para mantener una fuerza laboral suficiente para sostener la economía.

Durante su anuncio, el ministro dijo que el gobierno cree que los recién llegados desempeñan un papel vital en nuestra sociedad, sobre todo si se tiene en consideración que “Cinco millones de canadienses se jubilarán para el año 2035 y tenemos menos personas trabajando para apoyar a personas mayores y jubilados”.

Explicó que el año 1971 había 6,6 personas en edad de trabajar por cada persona de la tercera edad, pero que en el 2012 esa proporción había bajado a 4,2 por cada persona de la tercera edad. Y las proyecciones establecen que será de 2 a 1 para el año 2036, cuando casi el 100% del crecimiento de la población será el resultado de la inmigración (actualmente es alrededor del 75 por ciento).

Pero este reemplazo de la fuerza laboral canadiense a través de la migración se está planificado realizarla de forma paulatina y no de golpe como a muchas personas les gustaría ver, y es paulatino porque no se trata solamente de traer a las personas al país, sino que hay que tener la infraestructura necesaria para poder ayudarlas a que se establezcan. Hay que tener puestos de trabajo, vivienda, escuelas, todo tipo de servicios para ellos, y si se aumentara significativamente la inmigración de forma repentina, por ejemplo, en cien mil personas de un día para otro, sería muy problemático.

Una situación parecida se dio ya en Alberta, cuando esta provincia recibió cien mil personas en un año, provenientes tanto de fuera como de dentro del país, y al no estar la provincia preparada para ese flujo migratorio tuvieron muchísimos problemas.

En este sentido, yo creo que lo que está haciendo el gobierno es muy inteligente y a la vez muy práctico, ya que se están dando el tiempo necesario para asegurarse de que todas las condiciones se den para poder recibir una inmigración que represente el uno por ciento de la población canadiense.

Viendo estos números, queda claro que también se van a beneficiar las comunidades inmigrantes dado que más personas van a poder entrar al país, y particularmente con el aumento de las solicitudes para padres y abuelos, ya que la asistencia de estos a las familias jóvenes es esencial. Hay que recordar que la presencia de los padres y los abuelos le va a permitir a los residentes y ciudadanos que tengan niños pequeños el poder salir a trabajar sin tener que preocuparse de los pequeños, dado que los padres y los abuelos generalmente cumplen la función de ayudar a las familias jóvenes con la educación y el cuidado de los niños.

Además, el hecho de que se haya aumentado el número de trabajadores calificados, que incluye profesionales y mano de obra especializada, significa que más personas de nuestra comunidad van a tener plazas para poder llegar a Canadá.

En esta lógica, lo que quiero recordar a nuestros lectores que quieran traer a familiares y amigos, o que quieran ayudarles a llegar a Canadá, es que los conocimientos de inglés y francés son extremadamente importantes y que no ha habido cambio en eso. En este sentido, el mejor consejo que se puede dar es que si quieren inmigrar a Canadá tienen que ponerse a estudiar inglés o francés a un nivel avanzado, y que si pueden estudiar ambos idiomas tendrán mucho más puntaje y más seguridad de ser invitados a presentar su solicitud de residencia permanente en Canadá.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Las facilidades que ofrece la provincia de Nueva Escocia para emigrar

Las facilidades que ofrece la provincia de Nueva Escocia para Emigrar

Nueva Escocia, uno de los mejores y más fáciles lugares para inmigrar en Canadá

Recientemente hice un viaje a Nueva Escocia para investigar las posibilidades para los clientes interesados en la inmigración a las Provincias Atlánticas bajo el nuevo Proyecto Piloto de las Provincias Atlánticas. Conduciendo desde Ontario a través de Quebec, de New Brunswick hasta Nueva Escocia, inmediatamente me sorprendió la belleza natural de nuestras provincias atlánticas.
Una vez que llegué a Nueva Escocia se hizo evidente la riqueza en la provincia en comparación con las otras provincias del Atlántico. Esto fue evidente en la facilidad para transportarse en las carreteras y en las vías marítimas, en el traslado de un punto de la provincia hacia otro.

La ciudad de Halifax y sus alrededores estaban llenos de vida. La gente lucía relajada, comprometida haciendo todo lo posible por ser amables. Varias veces se me acercaron los lugareños al oírme hablar español, para iniciar una conversación ya que quería practicar su español. Aprendí que hay una fuerte conexión con los latinoamericanos debido a un grupo de argentinos que visitó el puerto de Halifax hace unos años y que se enamoraron de la comunidad. Incluso dieron lecciones de tango en el muelle en las noches.

En Nueva Escocia siempre ha habido un interés y acogida para los inmigrantes, algo que continúa hasta el día de hoy.

Nueva Escocia fue una de las primeras áreas establecidas en Canadá con una historia diversa de culturas aborígenes, celtas, acadianas y africanas. Es el hogar de más de 100 culturas y etnias de todo el mundo. Esto se refleja en la diversidad de festivales, eventos, música, arte, comida y tradiciones.

Desde su fundación en 1749, Halifax siempre ha sido un punto popular de llegada de inmigrantes a Canadá. A principios del siglo XX, a medida que aumentaban las industrias canadienses, la inmigración crecía. En 1913, más de 400,000 inmigrantes llegaron a Canadá, y la mayoría llegaron a la costa este. Hacia 1920, un cuarto de todos los inmigrantes estaba llegando a Halifax.

Para dar cabida a la creciente inmigración a través de Halifax, Inmigración Canadá creó el Pier 21. Pier 21 fue una instalación de Inmigración desde 1928 hasta 1971 en Halifax, Nueva Escocia. Más de un millón de inmigrantes llegó a Canadá a través del Pier 21.

Hoy Pier 21 opera como el Museo Canadiense de Inmigración y es uno de los sitios históricos más populares de Halifax. El museo cuenta la historia del muelle, la gente que pasó a través de él, y las vidas que pasaron y las que crearon en su nuevo país, Canadá. Pier 21 es un recordatorio de cómo los inmigrantes dieron forma al carácter de Canadá, y es un tributo al pasado y al presente multicultural de Canadá. Visitar Pier 21 y leer las historias de los inmigrantes a través de los años es doloroso pero es importante y un honor ver que la vida de los inmigrantes es tratada con tanto respeto hoy en día.

Para continuar con el legado de la inmigración, fue fundada la Asociación Multicultural de Nueva Escocia en 1975. Ayuda a promover la educación multicultural, el intercambio de información y la igualdad.

La tradición de recibir inmigrantes en Nueva Escocia continúa con programas especiales creados para personas que quieren vivir en las Provincias Atlánticas.

Existe una creciente necesidad de trabajadores calificados y educados con experiencia en Nueva Escocia. Nueva Escocia cuenta con uno de los sectores de tecnología de la información y comunicaciones de más rápido crecimiento de Canadá.

Los empresarios también pueden encontrar el éxito en Nueva Escocia. El potencial empresario debe tener, entre otros requisitos, activos de al menos $ 600,000 y estar dispuesto a invertir $ 150,000 en un negocio en el cual el solicitante estará involucrado activamente.

Hay una categoría similar a los Trabajadores Cualificados Federales que requiere que el solicitante obtenga 67 puntos para calificar y no requiere una oferta de empleo.

Esta categoría se abre y cierra dependiendo de las necesidades particulares de la provincia. Hay otra categoría que está siempre abierta, pero requiere que el solicitante haya trabajado en Nueva Escocia durante un año y tenga una oferta de trabajo genuina del empleador.

Además, hay una oportunidad para los estudiantes internacionales que les permite solicitar la residencia permanente si quieren iniciar un negocio o han estado operando un negocio en la provincia durante un año.

Un punto muy llamativo del programa de nominación provincial de Nueva Escocia es que la edad preferida para los solicitantes va hasta los 55 años, es decir, 20 años más que en los Programas Federales.

Programa para Nominados de Nueva Escocia: Se puede nominar a inmigrantes potenciales con habilidades y experiencia deseada en Nueva Escocia. Una nominación acelera el proceso de inmigración. Los tiempos de procesamiento pueden ser de tres meses o más. Dentro de un plazo de 6 meses de haber recibido la nominación puede solicitar la visa de residente permanente. Todos los miembros dependientes de la familia deben cumplir con la admisibilidad médica, de seguridad y penal.

Trabajador Calificado: El programa de trabajadores calificados ayuda a los empleadores a contratar trabajadores extranjeros y estudiantes internacionales recién graduados cuyas habilidades son necesarias en Nueva Escocia.

Nueva Escocia tiene algunos de los mejores institutos educativos en Canadá. Hay 10 universidades, así como también varias universidades privadas.
Hay muchas ventajas de vivir en Nueva Escocia. Con una población de menos de 1 millón, las personas son capaces de conectarse mejor con sus comunidades. Los habitantes de Nueva Escocia son conocidos en todo el mundo como personas felices y acogedoras. Pude ver que esto era cierto.

La vida se mueve a un ritmo más lento rodeado por la belleza natural de la costa. Las familias pueden pasar más tiempo juntas. Hay muchas actividades recreativas disponibles en las cuatro estaciones para disfrutar.

El costo de vida en Nueva Escocia es uno de los más bajos en Canadá y es más fácil comprar una casa. En 2011, el valor promedio de una casa en Nueva Escocia era de $201,991 comparado con $345, 182 en todo Canadá. Las comunidades que visité eran pintorescas, donde se podía caminar, comunidades con casas sólidas con patios grandes. Las escuelas estaban a poca distancia, así como con todas las necesidades básicas.

Los alimentos locales saludables están fácilmente disponibles a través de la agricultura local, y tiene la mejor fuente de mariscos frescos del mundo. Nueva Escocia tiene el mayor número de mercados de granjeros per cápita en Canadá. Tuve la oportunidad de probar los mariscos y los vegetales y quedé impresionada con la frescura y abundancia. Cada vez son más y más diversos los alimentos introducidos y acogidos con la llegada de los inmigrantes.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727

Mitos y realidades de algunos procesos para Inmigrar a Canadá

La experta en inmigración Vilma Filici rompe ciertos mitos relacionados a los procesos migratorios canadienses

Hay ciertos procesos en inmigración que son muy sencillos pero que también pueden ser causa de mucha ansiedad y de muchos errores. Estos son: La Tarjeta de Residencia Permanente, el Estado Implícito y la Autorización para Regresar a Canadá. Voy a tocar cada uno de estos temas y explicar de qué manera funcionan.

Últimamente he recibido muchos comentarios sobre la supuesta invalidación de la residencia permanente en el momento en que la Tarjeta de Residencia Permanente se vence. Esta creencia es completamente errónea. Tenemos que partir de la base de que la tarjeta de residente permanente es un hecho relativamente nuevo, fue introducida con el Acta de Inmigración del 2002 y comenzó a implementarse en el 2004.

La Tarjeta de Residencia Permanente es un documento de viaje y nada más. Esta tarjeta se requiere cuando un residente sale de Canadá ya que para poder regresar debe presentarla a las aerolíneas a fin de que lo dejen abordar. Hay que pensar en la tarjeta como pensamos de nuestros pasaportes. Si la validez de un pasaporte expira, es sólo ese documento que expira, la persona dueña del documento continúa teniendo la misma ciudadanía.

Una persona con la tarjeta vencida puede de todos modos invitar a alguien a visitarlo y patrocinar a alguien. Al mostrar la tarjeta, aun si está vencida, se está comprobando el estatus de la persona, el cual de todos modos los oficiales pueden verificar entrando al sistema global computarizado.

Otro procedimiento que causa mucho estrés a las personas que se encuentran en Canadá procesando una extensión de su visa de turista, visitante o estudios, es el tiempo que se tarda Inmigración en enviar una respuesta después de que la persona remitió el pedido de extensión. Sabemos que si se envía el pedido en línea el cliente recibirá una respuesta entre 22 y 30 días, y si se manda la petición de extensión por correo regular, el trámite se puede demorar entre tres y cuatro meses. La preocupación surge cuando se mandó a pedir la extensión antes de que se venciera el documento y la respuesta no llega, y pasa la fecha de validez del documento que se tiene.

Siempre y cuando la persona haya preparado y solicitado la renovación del documento antes de la fecha de vencimiento del documento anterior, no debe preocuparse, ya que de acuerdo a la ley tiene “Implied Status” o Estado Implícito. Lo que esta sección de ley dice explícitamente es que: A un residente temporal que ha hecho una solicitud para extender el periodo que le fue autorizado para permanecer en el país y que no ha recibido una decisión cuando se le venció ese estatus, se le extiende el periodo hasta el día en que es hecha una decisión (en caso de rechazo) o hasta el final del nuevo periodo que se autorizó en caso de una decisión positiva.

También es importante recordar que la persona continúa teniendo el mismo status que tenía antes de enviar a pedir la extensión. Si la persona es un estudiante, puede seguir estudiando, si la persona es un trabajador temporal, puede seguir trabajando, y si es un visitante puede permanecer en el país como turista.

Hay que tener en cuenta que esto sólo es válido para las personas que han pedido su extensión antes de que venciera el documento. Esto quiere decir que si una persona se quedó sin estatus y pide que le reinstauren el mismo (restauration of status), no tendrá estatus legal hasta recibir su nuevo documento, y por lo tanto no podrá estudia ni trabajar.

Hay otras situaciones que son muy confusas y que han llevado a personas a gastar mucho dinero para venir a Canadá para luego verse forzadas a regresarse desde el aeropuerto, o terminar en centros de detención de inmigración, porque son inadmisibles a Canadá por haber tenido una orden de deportación en el pasado.

La pregunta que he escuchado a menudo es: “si ahora tengo pasaporte de un país que es exento del requisito de solicitar una visa de visitante, como los países de Europa, ¿al llegar al puerto de entrada puedo entrar sin problemas si alguna vez fui deportado con el pasaporte de mi país de nacimiento?

La respuesta es “no”.  La persona que fue deportada y tiene un pasaporte de un país que no requiere visa sigue siendo inadmisible a Canadá por haber sido deportada. El tener un pasaporte de un país que no requiere visa le permite abordar un avión o nave para llegar a Canadá, pero al llegar al puerto de entrada, sea un aeropuerto o la frontera terrestre, el oficial que lo examine en la entrada va a ver en las computadoras que la persona fue deportada de Canadá.

La ley dice que una persona que fue deportada no puede regresar nunca a menos que obtenga una autorización para regresar a Canadá. No importa de donde venga ni con que pasaporte venga. Si la persona se arriesga a llegar al puerto de entrada el oficial no tiene opción, no le puede permitir la entrada porque no cumple con el requisito legal.

El oficial tiene el poder de ordenar que la persona regrese, puede detenerla o puede involucrar a la policía montada y se le pueden hacer cargos criminales.

Para evitar todo este tipo de complicaciones, la mejor opción que tienen las personas interesadas en viajar a Canadá, o que ya están residiendo de forma temporal en el país, es asesorarse bien con profesionales debidamente acreditados. Deben consultar con un asesor o con un abogado de Inmigración que conozca las leyes migratorias canadienses para estar seguros que los procedimientos que están empleando o que desean utilizar son los adecuados, y que por lo tanto tendrán asegurado su ingreso y/o permanencia en este país.

Recuerde que una consulta a tiempo le puede ahorrar dinero, tiempo y muchos dolores de cabeza.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Las nuevas leyes migratorias aún no han llegado a Canadá

Si bien el actual gobierno tiene intenciones de cambiar algunos de los programas de Inmigración, la Ley de Inmigración sigue intacta

En mi oficina, a diario recibimos personas, llamadas telefónicas y correos electrónicos en que nos plantean que con el cambio de gobierno ahora ya hay cosas que se pueden hacer en materia migratoria, porque la gente cree que con el cambio el gobierno también hubo un cambio radical en la Ley de Inmigración y Refugio de Canadá. Pero esto no es cierto.

Si bien el actual gobierno tiene intenciones de cambiar algunos de los programas de Inmigración, mejorar algunas de las categorías y otorgar más presupuesto para ciertas categorías a fin de agilizar algunos casos, la realidad es que el área migratoria aún no ha cambiado mucho. Ha cambiado la atmósfera en que vivimos con respecto a Inmigración, pero la Ley de Inmigración sigue intacta, el Acta de Inmigración sigue intacta, y los reglamentos de inmigración siguen intactos.

Sabemos que se han introducidos proyectos de ley para cambiar algunas áreas, pero estos todavía no han sido aprobados.

Las promesas que hizo el ahora Primer Ministro Justin Trudeau durante las elecciones fueron muchas, y las mismas fueron reiteradas cuando ganó las elecciones y dio las indicaciones sobre el trabajo que se debía de hacer al nuevo Ministro de Inmigración.

Sobre la base de esas promesas, sabemos que va a cambiar la edad de dependencia de los hijos, que supuestamente va a subir nuevamente, pero hasta el día de hoy seguimos trabajando con la misma edad de dependencia que un hijo debe tener para ser dependiente, que tiene que ser menor de 19 años. Estamos esperando los cambios, pero la realidad es que todavía no podemos procesar un caso de un joven que tenga 22 años de edad.

Otra de las promesas que hizo fue que iba a quitar la visa a los mexicanos, pero eso todavía no ha sucedido. Se habló también de darle un puntaje adicional bajo el sistema Express Entry a las personas que tengan hermanos en Canadá, pero eso todavía no se ha visto.

Los cambios que sí hemos visto son en realidad cambios que surgen a consecuencia de decisiones que fueron tomadas por la Corte Federal. Hay que recordar que el gobierno anterior había apelado algunas de estas decisiones, pero el nuevo gobierno eliminó esas apelaciones y procedió a implementar las medidas tal y como habían sido decididas por la Corte Federal.

Uno de estos cambios fue darle nuevamente los beneficios de salud a los refugiados, otro fue que los refugiados de los países que estaban incluidos en la lista de Países Designados, que no tenían derecho a apelar una decisión negativa del Consejo de Refugiados ante la División de Apelación de Refugio, ahora si pueden hacerla.

Por supuesto ha cambiado la actitud hacia los refugiados dado que el gobierno de Trudeau dejó bien claro que Canadá tiene una historia de ayuda a las personas desplazadas del mundo y que va a continuar aceptando refugiados y ayudando a quienes lo necesiten. Eso quedó bien claro en el momento en que se le cambió el nombre al ministerio y hoy se llama Ministerio de Inmigración, Refugio y Ciudadanía.

También se está viendo un cambio de actitud en el Consejo de Refugiados. Ahora hay nuevos miembros que fueron nombrados recientemente que parecen ser mucho más abiertos, mas humanos y que en realidad están con la idea de escuchar la historia del refugiado con una mente abierta, por lo cual se están viendo decisiones positivas en casos que en el pasado hubiésemos visto rechazos.

Otro cambio que se ha visto es que se están agilizando los patrocinios de padres y abuelos. Se están viendo casos de padres y abuelos que estaban tomando 5 años para poder obtener la primera aceptación del patrocinador, y ahora se están tardando un año y medio o dos años. Ese es un cambio muy significativo.

También sabemos que la reunificación familiar es mucho más importante para este gobierno. De hecho, fue una de las promesas que hicieron en época de campaña, que iban a acelerar los procesos, y de entrada vimos que el 1 de enero del 2016 automáticamente duplicaron el número de padres y abuelos que se podían procesar. Subieron de 5 a 10 mil.

Pero como dije al principio, en materia migratoria nos guiamos por el Acta de Inmigración y por los reglamentos, y cada categoría de inmigrantes y cada proceso de inmigración tiene que estar de acuerdo con los reglamentos. En ese sentido, en este momento todo sigue igual, lo que se está viviendo es nada más una atmósfera mucho más relajada y esperanzadora, pero aún estamos esperando los cambios prometidos. Y sabemos que esos cambios por sí solos no son suficientes.

Por ejemplo, la categoría de Express Entry es muy excluyente porque es prácticamente imposible que las personas que están fuera de Canadá alcancen el puntaje necesario para calificar, aun si son personas brillantes.

No olvidemos que ahora tienen que calificar doblemente: primero para el programa en sí por el cual quieren inmigrar, y luego para ser seleccionados por el sistema Express Entry. Eso es algo que tiene que cambiar, y tiene que haber más transparencia en términos de cuál va a ser el puntaje al cual la persona tiene que llegar para calificar.

Porque en este momento, cada dos semanas el Ministro de Inmigración da un puntaje para el sistema Express Entry y solamente las personas que tienen ese puntaje califican. Pero ni el cliente ni los profesionales, ni siquiera el personal de Inmigración, tienen la menor idea de cuál va a ser ese puntaje, por lo que nos encontramos en una situación en la que no podemos aconsejar con certeza hacer un proceso migratorio con la posibilidad de en realidad continuar hacia la residencia permanente. Eso tiene que cambiar.

Otra cosa que el Ministro de Inmigración ha estado repitiendo es que los estudiantes internacionales son la clase preferida para inmigrar, y que está preparando cambiar el programa por medio del cual puedan obtener la residencia permanente. Eso es positivo, pero creo que no debería quedarse nada más en mejorar las posibilidades para los estudiantes internacionales, sino que deberían mejorar también las posibilidades para las personas que se encuentra fuera del país y que podrían ser excelentes inmigrantes.

Sabemos también que el gobierno está haciendo investigaciones internas para efectuar cambios y que hay un comité parlamentario recopilando ideas a través  del país para efectuar cambios a casi todos los programas de inmigración, incluyendo cambios que beneficien a las personas que se encuentran en Canadá con permisos de trabajo para que puedan obtener la residencia permanente.  Este cambio es importante ya que debería abarcar a las personas que ya se encuentran en Canadá, que tienen años trabajando pero que no pueden solicitar la residencia permanente porque el nivel de inglés es muy alto para que puedan calificar, un nivel que dicho sea de paso es altísimo para las personas de mano de obra especializada.

Estas son personas que, como los estudiantes internacionales, ya están establecidos en Canadá, tienen familia, hijos, son dueños de casas, etc., y para ellos debería haber también una forma de obtener la residencia permanente.

El nuevo gobierno también ha prometido cambios a la Ley C-24, que es la Ley de Ciudadanía, la cual ya se presentó y se espera que los cambios se implementen a finales de julio. Pero mientras esto sucede, muchas personas todavía no califican para solicitar su ciudadanía.

En ambos casos, para procesos de inmigración y para procesos de ciudadanía se esperan cambios que facilitaran un resultado positivo. Debemos seguir esperando.

By: Vilma Filici

Deportación de Canadá por ser culpable de criminalidad

No se debe olvidar que un acto criminal puede conducir a la deportación. Aun peor: para un residente es una sentencia doble

 

La semana pasada, la Corte de Apelaciones de Ontario redujo la sentencia de un residente permanente por un día, con el objetivo de que este no perdiera la oportunidad de apelar la orden de deportación ante la Corte de Apelaciones de Inmigración luego de que se convirtió  en inadmisible a Canadá al haber sido encontrado culpable de asalto.

Hay que recordar que el ser encontrado culpable de criminalidad para un residente permanente es automáticamente una sentencia doble. Primero, la persona debe cumplir con la sentencia dada por la corte criminal, y segundo, debe tratar con Inmigración y con la Canadian Border Services Agency (CBSA).

El procedimiento usado por el Departamento de Inmigración en relación a los residentes permanentes que son encontrados culpables de criminalidad es comparable a lo que en muchos países se conoce como “limpieza social”, o tal y como lo dijo la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso Padilla v Kentucky en el 2010: “el equivalente de la expulsión o el exilio”.

Muy probablemente algunas personas pueden pensar que si el residente permanente cometió una ofensa criminal merece ser deportado, pero me adelanto en decirles que no se trata de personas que han cometido actos delictivos como un homicidio o  tráfico de drogas, sino que cualquier sentencia de criminalidad, por más pequeña que sea, puede resultar en una orden de deportación.

La razón por la cual se apeló la sentencia para esta persona es porque, de acuerdo a la Ley de Inmigración, si un residente permanente recibe una sentencia de seis meses o más pierde el derecho a la única oportunidad que tendría de permanecer en Canadá a pesar de ser culpable de una ofensa criminal.

La División de Apelaciones de Inmigración tiene jurisdicción de oír la apelación de una persona con criminalidad sólo si la sentencia recibida fue de menos de seis meses. Si la sentencia fue de seis meses o más, la persona sólo puede acceder a una revisión judicial ante la Corte Federal, y hay una gran diferencia entre el proceso ante La División de Apelación de Inmigración (DAI) y la Corte Federal.

La gran diferencia es que la DAI tiene el poder de ir más allá que la Corte Federal y analizar el caso por razones humanitarias. La DAI puede parar la deportación si llegan al fallo de que hay razones meritorias para hacerlo. A pesar de la criminalidad, que no se disputa, la DAI puede evaluar ciertos factores como la edad en la que llegó la persona a Canadá, la seriedad de la ofensa que llevó a la orden de deportación, las posibilidades que hay de que la persona se rehabilite o se haya rehabilitado, su establecimiento en Canadá y qué familia tiene en el país, cómo serán afectados los miembros de su familia si la persona es deportada, qué tipo de sufrimiento tendrá si es sacada del país, y cómo será afectada si es deportada al país de origen. Qué tipo de apoyo tendrá en el país de origen y qué posibilidades tiene de encontrar trabajo, así como también cuál es el record de abuso de derechos humanos en ese país, entre otros factores.

La rehabilitación y poder demostrar que la persona no cometerá otro delito en el futuro juegan un papel muy importante en la decisión, por lo que es de suma importancia que el cliente tome medidas para poder demostrar esto en el momento apropiado. Por ejemplo, si el problema fue causado por una adicción a las drogas, una buena idea es comenzar un programa para combatir esa adicción; si fue un problema causado por estar en estado de ebriedad, debe comenzar a asistir de inmediato a los alcohólicos anónimos, o a un programa de ayuda para manejar la ira, si este fuera el caso.

Para que la persona se convierta en inadmisible, la sentencia recibida tiene que ser una sentencia bajo un “Act of Parliament” (Ley Parlamentaria). Esto significa que ciertas ofensas bajo leyes provinciales no convierten a la persona en inadmisibles, así como tampoco lo hace una ofensa que se haya cometido siendo menor de edad.

También hay que recordar que no todos los dictámenes de la Corte convierten a la persona en inadmisible. Por ejemplo, a una persona a la que no se la encuentra culpable por razones de salud mental; se le da un “peace bond”; se le cancelan los procedimientos; se le da una exoneración o se le da un descargo ya sea absoluto o condicional, lo que significa que no queda con record criminal y por lo tanto no les afecta el estatus inmigratorio.

En este sentido, un residente permanente acusado de un delito debe asegurarse de que su abogado penal este también inmerso en leyes de inmigración para certificar de que en lo posible la sentencia que reciba no afecte su estatus migratorio. De hecho, si el abogado penal no tiene conocimientos sobre las consecuencias que un proceso criminal tiene para el estatus migratorio, el cliente debe garantizar de que este se comunique con un especialista en inmigración para que lo guie y se asegure de que en lo posible la sentencia dada no supere los seis meses menos un día.

En muchas instancias se le aconseja al cliente declararse culpable para facilitar y agilizar un proceso delictivo, sin prestar atención al estatus migratorio. El declararse culpable definitivamente pone en riesgo el  estatus migratorio del acusado. En casos en que la criminalidad no es grave, el juez y el fiscal deben ser alertados de la situación migratoria del acusado y de cómo el resultado del proceso penal lo afectara en otras áreas de la vida. Tanto el fiscal como los jueces están dispuestos a dictar sentencias que no resulten en una inminente deportación.

En el caso del residente permanente del que hablamos al principio, de no haber logrado que le restaran un día en su sentencia hubiese perdido la oportunidad de quedarse en Canadá. El señor llegó a Canada en 1989 y ha vivido aquí desde entonces, está casado con una ciudadana canadiense con quien tiene cuatro hijos también canadienses.

Al quitarle un día en la sentencia, la Corte de Apelaciones le dio la posibilidad de apelar la orden de deportación ante la División de Apelaciones de Inmigración y poder argumentar su establecimiento en Canadá, y, más que todo, de qué manera serian afectados su esposa y sus cuatro hijos si eventualmente fuera deportado del país.

Vilma Filici, B.A., B.Ed., RCIC
ICCRC R 410727

*Vilma Filici es Consultora de Inmigración Certificada.  Pueden dirigir sus preguntas a filici@filici.com