Canadá se ve forzado a suspender la Lista de Países de Origen Designados

Canadá se ve forzado a suspender la Lista de Países de Origen Designados

El gobierno de Canadá anunció la semana pasada que a partir del 17 de mayo quedaba suspendida la lista de “países de origen designados” (Designated Countries of Origin, DCO) compuesta por 42 naciones, entre las que figuraban Chile, México y España.

Hay que recordar que el 15 de diciembre del 2012, el gobierno Conservador del Primer Ministro Stephen Harper implementó una división en la forma en cómo se procesaban los casos de refugio, creando una lista de personas que venían como refugiados irregulares, otra lista de países designados, y una tercera que era de quienes no entraban en ninguna de estas dos categorías y que vamos a llamar refugiados regulares.

La lista de países designados incluía países en los cuales el Ministro de Inmigración de ese entonces, Jason Kenney, pensaba que no había abusos de derechos humanos (o por lo menos que no había tantos abusos), que había un alto porcentaje de negativas en las solicitudes de ciudadanos provenientes de dichos países por parte del Consejo de Refugiados, bastantes rechazos en apelaciones de estos países y que también las personas abandonaban los casos antes de llegar a sus audiencias.

Es muy interesante notar que México y Rumania se encuentran en esa lista, dos países en los que, cuando se miran los reportes de las organizaciones de derechos humanos, se ve que están pasando por situaciones muy difíciles en términos de persecución. Los Romaní son perseguidos por ser un grupo social en particular, por su raza, y en México porque las personas están siendo perseguidas por organizaciones criminales y no tienen protección del gobierno de su país. Ambos países están pasando por una crisis de derechos humanos. De hecho en el 2018 el 52% de los casos de Rumania fueron aceptados.

Ahora bien, ¿qué sucedía con las personas que provenían de los países que estaban en esa lista y que pedían refugio? Inicialmente no tenían derecho a seguro de salud, no tenían derecho a permiso de trabajo si no pasaban seis meses desde el momento en que habían pedido refugio, no tenían derecho a una revisión ante la Corte de Apelaciones de Refugio, y si después de haber sido rechazados querían hacer una apelación para la Evaluación de Riesgo Previo a la Deportación (Pre-Removal Risk Assessment, PRRA), que es la última evaluación de un caso de cualquier persona que está siendo sacada del país tras haber pedido refugio, tenían que esperar por lo menos 36 meses. Aquí la idea seguramente era que estas personas iban a ser sacadas del país por la Agencia de Servicios Fronterizos (Canadian Border Services Agency, CBSA) antes de llegar a cumplir esos 36 meses. Los solicitantes de refugio del resto de países, si habían perdido el caso, podían solicitar el PRRA después de 12 meses.

Otra particularidad que había con las personas que venían de los países designados era que los casos debían ser procesados en un periodo de entre 30 y 45 días, llegando a una conclusión definitiva. Nuevamente aquí la idea era que estos casos iban a ser procesados rápidamente, y que al ser rechazados todos los procesos iban a ser sacados del país de forma inmediata.

Pero desde que se implementaron estos procedimientos en el año 2012, todas las organizaciones que trabajan con refugiados, organizaciones de derechos humanos y organizaciones de médicos, han estado luchando en contra de estas medidas, y es interesante notar que el Ministro de Inmigración actual haya archivado este procedimiento y que ahora las personas que vienen de países designados vayan a ser tratados de la misma manera como son tratadas el resto de las personas que llegan al país y piden refugio.

Digo que es interesante porque en estos momentos el tiempo de procesamiento establecido en esa legislación del 2012 no está siendo implementado dado que hay un atraso de más de 60 mil casos de refugio ante el Consejo de Refugiados, y por lo tanto ningún caso, sin importar de qué país provenga, puede ser procesado en un periodo de 30 a 45 o 60 días.

De hecho, los casos de México están tomando entre un año y un año y medio en este momento, entonces, la incapacidad de poder cumplir con los tiempos de procesamiento es importante, ya que no es algo que se cambió a voluntad del gobierno, sino que se ha dado por la práctica, por lo que está sucediendo en este momento. Porque los casos están tomando el tiempo que toman y llegan más allá de los tiempos estipulados.

Hay que recordar también que la organización Canadian Doctors for Refugee Care llevó al gobierno ante la Corte Federal y esta decidió que no podían negarles los beneficios médicos a los refugiados, por lo que el gobierno tuvo que restaurarles la cobertura médica a los solicitantes de refugio.

Después, hubo otra decisión de la Corte Federal en julio del 2015 en la que dijo que el no permitirle presentar una apelación ante la Corte de Apelaciones para los Refugiados a los solicitantes de refugio que venían de países designados estaba violando el derecho de igualdad y de no discriminación hacia estos refugiados. Entonces, nuevamente el gobierno tuvo que obedecer esta decisión de la Corte Federal.

Es interesante porque cuando estas dos decisiones fueron tomadas estábamos todavía bajo el gobierno del Partido Conservador, y este presentó una apelación ante la Corte Suprema de Canadá, pero cuando tomó posesión el nuevo gobierno del Partido Liberal, este quitó las apelaciones y respetó la decisión de la Corte, dándole la posibilidad de apelación a las personas que venían de los países designados.

Y el 20 de marzo de este año, otra decisión de la Corte Federal dijo que nuevamente es una violación a los derechos de igualdad y de no discriminación hacia las personas que vienen de países designados el no permitirles hacer una solicitud de PRRA a los 12 meses después de haber perdido sus casos, igual que se les permite a los demás solicitantes de refugio.

Entonces, en realidad, lo único que quedaba en vigencia en los procedimientos para las personas que vienen de países designados era esta cuestión de que sus casos debían ser decididos en un periodo de entre 30 y 45 días desde el momento en que se les daba elegibilidad para pedir refugio, algo que tampoco se estaba cumpliendo y que no pudieran obtener un permiso de trabajo sino después de 6 meses de haber pedido refugio.

En este sentido, este cambio anunciado la semana pasada en realidad fue forzado por las cortes y por la situación de volumen de trabajo que hay ante el Consejo de Refugiados. Realmente hubiese sido más loable de parte del actual el Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, Ahmed Hussen, si tan pronto como el gobierno liberal tomó el poder hubiese archivado este procedimiento ya desfasado para las personas que provienen de los países que aparecían en la lista de países designados.

Pero en todo caso, con el anuncio de la semana pasada hay por lo menos un beneficio tangible para las personas que llegan al país provenientes de los países de origen designado y que solicitan refugio, como es el caso de los mexicanos, chilenos y españoles, y es que ahora ya no tendrán que esperar seis meses para que el gobierno les expida un permiso de trabajo.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Darán permiso de trabajo abierto a trabajadores temporales que sean abusados

Darán permiso de trabajo abierto a trabajadores temporales que sean abusados

Recientemente, el gobierno canadiense anunció que va a hacer ajustes a los permisos de trabajo de los trabajadores temporales, ajustes que básicamente consisten en que, si un trabajador temporal sufre abusos por parte de su empleador, va a poder obtener un permiso abierto para trabajar con cualquier otro empleador en Canadá.

Este anuncio fue hecho por el gobierno de Canadá porque durante mucho tiempo diversas organizaciones que trabajan con los trabajadores agrícolas y con otros trabajadores que hacen labores de trabajo no calificado en Canadá en calidad de trabajadores temporales, han denunciado los abusos a los que estos son sometidos.

Estas organizaciones aducen que muchos de los empleadores abusan de la situación en la que se encuentran estos trabajadores temporales, quienes por temor a que les quiten el permiso de trabajo y los deporten aguantan muchas situaciones difíciles, como abuso físico, que los encierren y no los dejen salir, abuso sexual, abuso psicológico y abuso financiero.

La denuncia es que en muchas ocasiones los empleadores no les pagan o les pagan muchísimo menos de lo que inicialmente establecía el contrato, y el trabajador temporal no lo reporta porque no habla inglés ni tiene una red de contactos que lo pueda ayudar.

El problema está en que cuando estos empleados vienen a trabajar a las granjas, o como trabajadoras cuidando niños, ancianos o enfermos, vienen con un permiso de trabajo restringido ya que solamente pueden laborar para la compañía o para la persona que les está dando el trabajo.

Lo que el gobierno va a hacer ahora es que en situaciones en las cuales el trabajador pueda demostrar que ha habido abuso de cualquier tipo por parte de su empleador, los oficiales de Inmigración van a ser entrenados para darle un permiso de trabajo abierto, con el cual puede empezar a trabajar en cualquier lugar sin que el nuevo empleador tenga que pasar por el proceso de obtención de un Labour Market Impact Assessment, que es el permiso que otorga el Departamento de Recursos Humanos de Canadá para que una compañía o una persona le pueda dar el trabajo a un extranjero.

Estos Labour Market Impact Assessment solamente son otorgados cuando se le ha demostrado al Departamento de Recursos Humanos que la compañía o la familia aquí en Canadá ha agotado todas las avenidas necesarias para contratar a alguien dentro del país y no ha podido. Porque un trabajador extranjero únicamente puede llegar a obtener un permiso de trabajo canadiense (y una compañía solo puede obtener el permiso para traer a un trabajador extranjero) en situaciones en las que el traer a esa persona no afecte de forma negativa a la fuerza laboral canadiense.

Estamos hablando de trabajadores agrícolas, de trabajadores que vienen a cuidar niños, ancianos o enfermos (conocidos como caregivers), de personas que vienen a trabajar en empleos que no son considerados de trabajo calificado y que se conocen como Low Skilled Workers. Y en algunos casos también estamos hablando de trabajadores temporales que vienen bajo algunos de los Tratados de Libre Comercio que tiene Canadá con diversos países del mundo. Es decir que básicamente cualquier trabajador temporal que este siendo abusado puede hacer este trámite.

Porque lamentablemente los casos de abuso de trabajadores temporales en Canadá no son casos aislados, de hecho, hay compañías que son notablemente conocidas por abusar de sus trabajadores, por quitarles los pasaportes, por hacerlos trabajar sin darles descanso o no pagarles extra por trabajo extra.

Las caregivers, que en su mayoría son mujeres, han sido históricamente abusadas, se les hace trabajar mas de las ocho horas requeridas por ley, no se les paga el tiempo extra cuando trabajan más de las ocho horas, en muchas instancias no se las deja salir de la casa y les quitan los documentos. Y lo peor es siempre la amenaza constante de que si el trabajador no hace lo que el empleador le dice, entonces los amenazan con una orden de deportación.

Estas nuevas medidas del gobierno aún no están en implementación, las acaban de presentar y creería que va a entrar en vigor en alrededor de un mes. Pero mientras tanto, si alguna persona de nuestra comunidad siente que está siendo abusado por su empleador, lo que tiene que hacer es tratar de documentar el abuso, ya sea con declaraciones juradas de otras personas que han presenciado el abuso, si hay abuso físico talvez con un reporte médico, con fotografías, y con cualquier otra documentación que pruebe el abuso.

Cuando es abuso financiero es más sencillo porque se demuestra con el pago que están recibiendo que no está acorde con el contrato inicial y con los requisitos legales en términos de lo que se le debe pagar a un trabajador temporal. Entonces, tienen que preparar el caso para poderlo sustanciar y después hacer el trámite de permiso de trabajo abierto explicando el problema que hubo.

El objetivo de estas nuevas medidas obviamente es darle a los trabajadores extranjeros que están experimentado abuso, o que se encuentran en riesgo de abuso, una avenida para poder dejar a ese empleador y conseguir otro. Y con ello también el gobierno está tratando de mitigar el riesgo de que los trabajadores temporales dejen sus trabajos, ya que son necesitados aquí en Canadá, porque, de hecho, la razón por la que se encuentran en el país es precisamente porque son requeridos ya que no se encuentra personal dentro del país para hacer el trabajo.

También, de esta manera el gobierno puede monitorear a los empleadores que están cometiendo este tipo de abusos, porque si bien no los van a penalizar de inmediato, sí pueden en un futuro ponerlos en la lista de empleadores que no pueden traer trabajadores extranjeros.

Un dato interesante de estas nuevas medidas en materia migratoria es que el trabajador que sea afectado por los abusos de sus patrones no va a tener que pagar por el nuevo permiso abierto de trabajo que se le va a otorgar.

Para finalizar, quiero enfatizar en que esta nueva legislación es el resultado de la investigación que realizó el Comité Parlamentario sobre Recursos Humanos, específicamente con el Departamento de Recursos Humanos y del Estatus de Personas con Discapacidades.

Luego de escuchar a diversas organizaciones y personas involucradas en la problemática, el Comité presentó su reporte en septiembre del 2016 en el cual hizo 21 recomendaciones, la mayoría de las cuales iban en la lógica de mejorar el Programa de Trabajadores Temporales y de esa manera responder a las necesidades de la fuerza laboral en Canadá y, a su vez, por supuesto, proteger a los trabajadores que llegan al país.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Los TLC, son las mejores opciones que tienen algunas personas para Inmigrar a Canadá

Los TLC, son las mejores opciones que tienen algunas personas para Inmigrar a Canadá

A fines de febrero nuestra ofician estará en la expo de Vente a Canadá en las ciudades de México, Mérida y Puebla. Me parece oportuno recordarle a nuestros amigos Mexicanos que  con todos los cambio que han habido en los últimos años en el sistema migratorio canadiense, particularmente con el sistema de procesamiento que requiere un puntaje elevado para ser invitado a iniciar un trámite de residencia, sin duda una de las mejores opciones que tienen para aumentar el puntaje y asegurar la invitación, es venir a Canadá a trabajar bajo el tratado de Libre comercio entre Canadá Y México. Este tratado así como los tratados con Chile, Perú y Colombia tienen provisiones para que ciertos ciudadanos de esos países quienes tengan una oferta de trabajo de una compañía canadiense puedan obtener un permiso de trabajo.

Estos tratado facilitan la entrada reciproca de distintos trabajadores a ambos países, lo que significa que ciudadanos chilenos  y Mexicanos que tengan una oferta de trabajo en ciertas categorías de una empresa canadiense o personas que desean abrir un negocio, puedan venir a trabajar al país.

Es importante notar que los tratados en sí no tienen ningún tipo de programa o categoría que le permita a una persona solicitar la residencia permanente en Canadá, pero sí les facilita la entrada al país a esos ciudadanos, para que puedan venir a trabajar  con un permiso de trabajo en cuatro categorías específicas.

Una es la categoría de personas que vienen a invertir dinero o a hacer comercio con Canadá. Para estas personas existe la posibilidad de obtener un permiso de trabajo siempre y cuando puedan demostrar un monto de dinero acorde con el plan de la empresa que piensan abrir y experiencia en negocios.

 La segunda es la facilidad para los visitantes que vienen a hacer negocios en Canadá, a quienes se les puede conseguir un permiso de trabajo sin muchas dificultades. Generalmente esta categoría aplica para las personas que vienen a ferias, exposiciones de negocios, que vienen a dar servicios por un tiempo muy corto, o artistas que vienen para hacer presentaciones específicas.

La tercera categoría es la de altos ejecutivos que pueden venir al país mediante un proceso de transferencia de sus compañías, es decir, compañías que tienen su sede en país de origen y que tienen una sucursal en Canadá pueden solicitar un permiso de trabajo para transferir a personas a que vengan a manejar la compañía o subsidiaria. Este programa es solo para ejecutivos y personas con conocimientos especializados.

La cuarta categoría que se abre con la entrada en vigencia de los Tratados de Libre Comercio y que con toda seguridad puede ser la más ventajosa, es la categoría de profesionales y técnicos, ya que hay una lista de profesiones y ocupaciones especializadas que le permiten a un ciudadano de países que han firmado un tratado con Canadá, y que tienen una oferta de trabajo, obtener un permiso.

Para obtener el permiso por esta vía básicamente lo que se necesita es una oferta de trabajo de una compañía canadiense (la cual no necesariamente tiene que ser una compañía grande sino  que puede ser una compañía pequeña siempre y cuando la oferta sea genuina), mediante la cual se le permite a este trabajador o profesional hacer un trámite para obtener una visa de trabajo sin la necesidad de demostrar que la compañía canadiense no puede conseguir ciudadanos canadienses o residentes permanentes para hacer ese trabajo. El trabajador debe tener una de las profesiones  u ocupación que esté incluida en la lista de profesiones del tratado específico,  debe ser  nacionalizado o nacido en uno de los países arriba mencionados y tener conocimientos de inglés o francés.

Los permisos de trabajo de las primeras tres categorías tienen un periodo de duración de entre tres meses y un año, dependiendo para qué viene la persona. Para los ejecutivos transferidos y para la categoría de profesionales y técnicos, los permisos de trabajo se pueden renovar anualmente sin problemas.

Para la cuarta categoría, es decir para los profesionales y técnicos, ya una vez estando en Canadá estos pueden cambiar de compañía si así lo desean, entonces, aparte de que estas opciones creadas con el Tratado de Libre Comercio son una oportunidad excelente para poder venir a Canadá con un permiso de trabajo, se abre una puerta enorme para luego poder solicitar la residencia permanente dado que el haber trabajado en Canadá puede aumentar el puntaje en la categoría de trabajador calificado y en el Express Entry, y en muchos casos puede hacer la  diferencia entre ser invitado a iniciar el trámite o no.

Para las personas que no han tenido experiencia de trabajo en su país y han trabajado en Canadá, pueden  solicitar la residencia permanente bajo el programa de experiencia canadiense, el cual requiere que los trabajadores hayan trabajado en el país con un permiso de trabajo por un periodo de un año como mínimo pero cuanto más tiempo hayan trabajado mejor, y luego pueden solicitar la residencia permanente. Por supuesto que el nivel de inglés también es un factor que es requerido.

Adicionalmente, también se pueden utilizar los diferentes Programas de Nominaciones Provinciales los cuales le dan a la persona seleccionada 600 puntos adicionales en el Express Entry y obviamente  llevan a un trabajador a la obtención de la residencia permanente. En este sentido, las personas que se encuentran en Canadá y que lean esta información, y que deseen ayudar a un amigo o a un pariente a venir a Canadá, o que quieran ellos mismos tramitar su residencia permanente en el país, deben investigar si sus ocupaciones están en la lista de prioridades que establecen los Tratados de Libre Comercio entre Canadá y México, Chile, Colombia, Perú. Si lo están  deben conseguir una oferta de trabajo, la cual les podría facilitar la entrada al país con un permiso de trabajo que luego los puede conducir a la residencia permanente.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

El 2018 fue un año de estabilidad en el sistema migratorio canadiense

El 2018 fue un año de estabilidad en el sistema migratorio canadiense

El año 2018 ha sido probablemente el año más tranquilo en la última década en términos de cambios radicales a las leyes de inmigración. Hubo algunos cambios, pero no tan dramáticos como se habían visto en años anteriores.

Con el gobierno conservador de Stephen Harper se realizaron cambios completos a las leyes de inmigración, y luego, con la llegada del gobierno liberal de Justin Trudeau al poder en el 2016, nuevamente todo cambió. Por suerte este año son pocas las cosas que han cambiado, pero las mismas han sido de forma positiva.

Uno de los cambios más importantes fue el cambio a la inadmisibilidad por razones médicas. En el pasado, cuando una persona estaba enferma y podía llegar a causar gastos excesivos al sistema de salud, era declarada inadmisible (con algunas excepciones) para inmigrar a Canadá.

Gastos excesivos eran considerados cinco mil dólares, pero este año se cambió el monto de dinero que la persona tiene que ocasionar al sistema para ser declarada inadmisible, y se subió a aproximadamente 20 mil dólares.

También se eliminó la inadmisibilidad por necesitar educación especial, rehabilitación social o vocacional, o apoyo personal. Ha sido un cambio muy importante porque va a permitir que personas con ciertas enfermedades no peligrosas para la sociedad puedan obtener la residencia canadiense junto con toda su familia.

Otro cambio, del tipo de procedimiento, es que se han empezado a procesar más rápidamente los casos de esposas y parejas en unión libre y de niños dependientes. Estos procesos, que antes tomaba un año y medio o dos años, están tardándose ahora entre 8 y 12 meses, lo cual es muy positivo porque permite a las familias reunificarse más rápidamente.

En el área de ciudadanía los cambios sustanciales en realidad se terminaron de implementar en octubre del 2017, pero el impacto se ha visto hasta este año, y ha habido un aumento del 130 por ciento de personas haciendo el trámite. Esto ha sido causado porque se ha disminuido el tiempo que la persona tiene que estar en Canadá para poder hacerse ciudadano, ha bajado de cuatro años en seis a tres en cinco, y también se ha disminuido la edad en que las personas tienen que pasar los exámenes de idioma y de conocimientos de Canadá de 65 a 55 años, lo que significa que ahora cualquier persona mayor de 54 años no tiene que hacer estos exámenes.

También, un niño menor de 18 años puede ahora hacer su trámite por sí mismo si no está incluido en el paquete con toda su familia, y se le cobra únicamente $100, aunque sea el solicitante principal, en lugar de los $530 que se cobra regularmente.

Algo que nos tuvo bastante preocupados en el 2018 fue lo que iba a suceder en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre Canadá, México y los Estados Unidos en relación con los programas para obtener permisos de trabajos para los ciudadanos de esos países. Pero al concluirse el tratado quedó claro que esos programas continúan exactamente como en el pasado: se continúa teniendo el programa de profesionales (aproximadamente 65 profesiones en lista) y si un ciudadano de esos dos países consigue una oferta de trabajo de una compañía canadiense puede obtener un permiso de trabajo sin tener que tramitar una autorización del Departamento de Recursos Humanos de Canadá.

También, bajo el tratado continúan los trabajadores Intra-Company Transferee (personas que ocupan un cargo ejecutivo o especializado en una compañía), y si esta compañía tiene una sucursal en Canadá puede transferir a esos trabajadores automáticamente sin tener que pedir permiso al Departamento de Recursos Humanos de Canadá. Igualmente continúa existiendo el programa para inversionistas de esos países.

Esto es muy importante porque todos estos trabajadores pueden venir a trabajar a Canadá y esa experiencia les da puntaje adicional para la residencia permanente bajo el Express Entry y el de Trabajadores Calificados.

Hablando del Express Entry (el sistema de procesamiento bajo el cual se procesan los trabajadores calificados, la mano de obra especializada y las personas que tienen experiencia de trabajo canadiense), pasó a ser la fuente más importante para inmigrantes económicos, a pesar de que cuando se inició este programa, en el 2015, se tenia el temor de que no calificaran muchas personas. Al final se ha visto que no ha sido así, y que este año el puntaje requerido para calificar ha bajado hasta 439 puntos, llegándose a la cuota de inmigrantes que había sido proyectada por el ministro de Inmigración en el 2017 en términos de los inmigrantes bajo la clase económica.

Ha habido también una adición al programa de jóvenes. Canadá tiene acuerdos con ciertos países donde los jóvenes entre 18 y 35 años pueden obtener un permiso de trabajo abierto o con oferta de trabajo para venir a experimentar Canadá durante un año, así como también los jóvenes canadienses pueden ir a trabajar a esos países. Este año se agregó Australia y Portugal.

También, en los últimos años se había implementado una práctica de que las personas que vienen a Canadá ya sean visitantes, trabajadores o estudiantes, tenían que hacerse fotografías y huellas digitales antes de llegar. Era una lista de algunos países, pero a partir de diciembre de este año, todos los ciudadanos del mundo, antes de venir a Canadá con una visa temporal, tiene que presentar estos documentos biométricos a fin de mantener la seguridad del país.

Donde hubo muchas discusiones este año es en tema de los refugiados. Canadá va a recibir el número más alto de refugiados de los últimos años, alrededor de 50 mil, pero al hacer un análisis queda claro que es un número mínimo en relación con la situación global. En estos momentos hay 258 millones de personas en movimiento en el mundo, y de ese total, 68.5 millones son personas que fueron desplazadas forzosamente de sus países de origen, es decir refugiados y personas que están buscando asilo, pero de esa cantidad Canadá ha recibido solamente 50 mil, o sea un poquito más del 1%.

En este sentido, no es una crisis, no tenemos que preocuparnos, lo único que ésto casusa es que los refugiados tengan que esperar más tiempo para que sus casos sean procesados. Porque un caso que normalmente debería ser procesado entre 30 y 60 días después de haber pedido refugio ahora se está tardando entre un año y año y medio, y ésto incluye las personas que están entrando de forma irregular desde los Estados Unidos.

Lamentablemente la llegada de los refugiados ha ocasionado muchísima atención por parte de los medios de comunicación y ha causado un poco de pánico en la ciudadanía canadiense, pero este pánico realmente ha sido provocado por los partidos de oposición para sacarle crédito al gobierno en poder, sin considerar que Canadá es firmante del Convenio de Ginebra y que tiene la responsabilidad internacional de permitir que estos refugiados, una vez en suelo canadiense, no importa si vienen de forma regular o irregular, puedan hacer su petición de refugio ante el Consejo de Refugiados.

También, cuando se observan los casos que están entrando desde los Estados Unidos se debe saber que el Tratado del Tercer País Seguro dice claramente que, si una persona entra por una frontera irregular, es decir por un lugar donde no hay un puesto fronterizo oficial, el tratado no tiene vigencia y por lo tanto no va a ser regresada a los Estados Unidos para que solicite refugio ahí.

En términos de la inmigración en general, en el 2017 se establecieron proyecciones de números de inmigrantes por tres años. Este año el Ministro de Inmigración dijo que entre el 2018 y el 2021 se esperaba traer 1.3 millones de nuevos inmigrantes a Canadá, lo cual va a significar un aumento del 1 por ciento anual con relación a la población canadiense, que es precisamente el porcentaje que muchos estudiosos han concluido que es lo que se necesita para mantener la fuerza laboral en el país dada la baja tasa de natalidad que hay en Canadá.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Cómo salir de un centro de detención si es arrestado por ser indocumentado en Canadá

Cómo salir de un centro de detención si es arrestado por ser indocumentado en Canadá

En las columnas de las últimas dos semanas he escrito sobre el riesgo que corren en esta época de navidad y añonuevo las personas que viven sin estatus migratorio en Canadá. Esto, debido ala acostumbrada campaña que implementa la Policía, conocida como RAID (ReportAll Impaired Drivers), mediante la cual busca reducir el número de accidentesde tránsito que suceden y que son producidos por conductores ebrios o bajo losefectos de drogas.

Esta situación obviamente genera preocupación en las comunidades inmigrantes, y especialmente entre aquellas personas que tienen parientes que carecen de estatus en el país, dado que sus familiares podrían ser sujetos de una deportación particularmente en un momento en que el gobierno ha aumentado el número de deportaciones a efectuar.

En preparación para una situación como ésta, quiero explicar en esta columna qué es lo que se puede hacer si una persona indocumentada es detenida por las autoridades policiales o por oficiales de los servicios fronterizos y es llevada a un centro de detención.

Hay personas que llegaron a Canada escapando de situaciones peligrosas y tienen la intención de pedir refugio. Si una persona en esta situación ha sido llevada ante los oficiales de Inmigración, y si considera que se encuentra en peligro de ser regresada a su país de origen o al país de donde vino, éste es el momento de pedir refugio. Es decir, tan pronto como empiece a hablar con el oficial de Inmigración, le debe dejar saber que no puede regresar a su país de origen porque tienen temor de ser perseguido, y en ese momento se pide refugio.

Hay que tener en cuenta que una persona, después de que se le da una orden de salida, no puede pedir refugio en el país, por lo que es súper importante recordar que, si lo detienen y su vida corre peligro en su país de origen, lo primero que debe considerar es hacérselo saber de inmediato al oficial de inmigración ante quien lo han llevado. Generalmente algunos oficiales le hacen una pregunta relacionada con si tienen algún problema para regresar a su país.

Una vez que la persona pide refugio en Canadá se le dará la oportunidad de realizar todo el proceso de refugio, y si se llega al fallo de que no es refugiada o que no llena los requisitos de ser una persona que necesita protección, en ese momento se continuará con los procesos de salida. Si la persona es aceptada entonces podrá iniciar el trámite de residencia permanente.

Una vez que está en el centro de detención, independientemente de si ha pedido refugio o no, el detenido tiene el derecho a tener una revisión de la detención por un oficial de inmigracion dentro de un periodo de 48 horas. Un oficial superior de Inmigración puede decidir poner a la persona en libertad sin tener que ir ante un miembro de la división de Inmigración que juega el rol de juez.

Para este caso, es muy importante tenera mano a un ciudadano canadiense o a un residente permanente que conozca a lapersona y que pueda ejercer algún tipo de poder sobre ésta, para asegurarse de que cumpla las condiciones que se le van a imponer para ser puesto en libertad.Es importante también que haya un monto de dinero en efectivo, aproximadamenteentre 4 mil y 5 mil dólares, para dejarlos como depósito para poner a estapersona en libertad.

Teniendo a mano esos dos elementos se puede negociar directamente con el oficial de inmigración que se encuentra en el centro de detenciones y tratar de sacar al detenido en ese periodo de 48horas. Si no se logra conseguir la puesta en libertad después de las 48 horas, lo más pronto posible tiene que haber una revisión de la detención, que es donde el detenido va frente a un miembro de la división de Inmigración y es ese funcionario quien decide si se lo pone en libertad o no.

Este miembro de la división deinmigración no tiene poder para decidir nada más que si lo pone en libertad o no, y eso se basa en tres factores únicos y esenciales. Uno: el miembro de la división de Inmigración tiene que evaluar si esta persona es un riesgo para la sociedad en términos de que si es una persona violenta y si la pone en libertad puede ser un peligro para la sociedad canadiense. Dos: debe corroborar si lapersona tiene identificación, pasaporte o si Inmigración tiene el pasaporte. Y tres: debe decidir si la persona tiene un riesgo de vuelo, es decir que ‘sepierda’, que se quede de manera indocumentada en el país en el momento en quequede en libertad.

Estos son los únicos tres factores queeste juez puede decidir. Entonces, de nada le vale al detenido argumentar queno puede regresar a su país porque corre peligro, argumentar que tiene a su familia en Canadá, etc.  De hecho, cuanto más énfasis haga sobre el hecho de que no pueden irse de Canadá, más razón le está dando a este juez para que no lo ponga en libertad.

En este sentido, lo mejor que se puede hacer es tratar de salir del centro de detenciones en el periodo de 48 horas, y para ello hay que cooperar con la Policía y con los oficiales de Inmigración, y hay que tratar de negociar la salida en las primeras 48 horas.

Si esto no se logra hacer, hay que ir al juicio preparados para hacerle entender al juez que la persona va a cumplir con las condiciones que él le indique, aunque sea la condición de regresar al país de origen, porque si no lo hace le estará dando más razones al juez para que lo mantenga detenido.

Si la persona no logra salir en esta primera revisión, habrá otra revisión en 7 días posteriores, en la cual se puede intentar nuevamente conseguir a alguien que ponga una garantía y se va ante un nuevo juez. Si tampoco se logra salir en esa revisión, habrá otra en 30días, y así sucesivamente cada 30 días.

Un elemento muy importante en todo este proceso es conseguir a alguien que pueda representar legalmente al detenido, no tiene que ser necesariamente un abogado o un consultor de inmigración, hay clínicas legales que hacen este trabajo gratis y que pueden enviar a un representante para que lo asista en ese momento.

Eso es básicamente lo que se puede hacer una vez que una persona indocumentada es detenida y presentada ante los oficiales de Inmigración. Por lo demás, lo más indicado es tomar las precauciones necesarias para asegurarse de no estar en lugar equivocado en el momento equivocado en estas festividades.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Canadá aceptará a 340 mil inmigrantes en el año 2020 y a 350 mil en el 2021

Canadá aceptará a 340 mil inmigrantes en el año 2020 y a 350 mil en el 2021

Tal y como es requerido por la Ley de Inmigración, el Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, Ahmed Hussen, presentó recientemente su reporte al Parlamento Federal. En éste, el Ministro debe informar todo lo que ha sucedido durante el año en su cartera, incluyendo el número de inmigrantes económicos, clase familiar, razones humanitarias y refugiados, y permisos especiales que se han dado durante el año. También, parte del reporte es dar las proyecciones futuras.

En el reporte al Parlamento del 2017, el gobierno anunció la implementación de un plan multi anual para hacer crecer la población por medio de la inmigración de 340.000 personas para el año 2020. El gobierno tiene clara la necesidad de inmigrantes para mantener la fuerza laboral en Canadá. También queda claro el impacto positivo que tienen los inmigrantes para el futuro del país dada la escasez de nacimientos que puedan relevar el número de personas que se pensionan, que abandonan Canadá como país de residencia y que mueren. Porque los inmigrantes son quienes vienen a llenar esos vacíos en el marcado laboral canadienses, y Canadá tiene una tradición de inmigración que data desde los 1800s y celebra la diversidad y el multiculturalismo que trae consigo la inmigración.

A pesar de que el tema migratorio se ha convertido en un tópico político muy delicado, que como hemos visto a través del mundo puede destruir a líderes políticos, el Ministro de Inmigración de todos modos puso la necesidad del país por sobre los ataques de la oposición y anunció que para el año 2021 Canadá recibiría 350.000 inmigrantes, lo cual está muy cerca al uno por ciento de la población canadiense.

Como ya sabemos, con el tema de inmigración se manejan por lo menos tres teorías: Una es que se debe traer el uno por ciento de la población canadiense en inmigrantes anualmente para poder mantener la fuerza laboral del país. La otra teoría es que con la globalización no es necesario traer inmigrantes permanentes a Canadá, ya que se pueden traer trabajadores temporales para realizar las funciones cuando sean necesarios y, una vez que se termine el trabajo, se pueden regresar a sus países de origen. Y en ésta misma lógica, hay personas que también proponen que se puede subcontratar el trabajo a otros países sin necesidad de recurrir a la inmigración.

Estas dos últimas teorías son bastante deficientes, porque los inmigrantes no se deben ver solamente como recursos para desarrollar un trabajo. Los inmigrantes forman parte de la sociedad y de la economía. Son consumidores e inversores y mantienen la fuerza laboral, al tiempo que mantienen la economía en movimiento.

Durante el año 2018 el gobierno ha tenido muchos retos con respecto a la inmigración y a los refugiados, y lamentablemente los comentarios negativos sobre los refugiados “irregulares” han opacado muchas de las acciones que han tenido resultados positivos. Por ejemplo, el gobierno ha lidiado positivamente con un inventario de casos atrasados en el Sistema de procesamientos de Canadá, se han hecho mejoras a los tiempos de procesamiento para reunificar a parejas y miembros de la familia en un periodo de no más de 12 meses, y los tiempos de procesamiento para los casos de ciudadanía han bajado de 24 a 12 meses, así como también ha sucedido con otras solicitudes desde dentro de Canadá, como las trabajadoras domésticas que ahora se procesaron en 12 meses.

El programa de trabajadores calificados y los llamados programas económicos constituyeron el 60% de las solicitudes aprobadas durante el año, y el Sistema de procesamiento permite que los casos sean procesados entre 4 y 6 meses, lo cual es una excelente noticia para las personas que quieren comenzar sus vidas en Canadá.

Es importante notar de que el Ministro no llega al número de inmigrantes en un vacío. El Ministro realiza consultas con las distintas provincias e industrias sobre las necesidades de cada grupo, y es notable que la tendencia de que los nuevos inmigrantes se establecieran en Toronto, Montreal y Vancouver ha ido cambiando. El 39% de los inmigrantes recién llegados se ha establecido en otras zonas y no en las mencionadas. Muchos se están yendo a vivir a Edmonton y Calgary, y gracias a los programas de nominaciones provinciales y programas especiales para las provincias del Atlántico, con más frecuencia se están ubicando en otras áreas donde son necesitados y donde podrán establecerse exitosamente.

El hecho de que puedan establecerse exitosamente no es una sorpresa ya que la selección de inmigrantes es muy estricta y requiere un nivel de estudios elevado y niveles de los idiomas oficiales del país también elevados, para mi gusto demasiado elevados, pero ésto resulta en que los inmigrantes perciban un salario al 6% más alto que los canadienses nacidos en Canadá.

Sabemos que el gobierno cambió la ley de ciudadanía. Se redujo el tiempo de residencia permanente necesaria para que las personas pudieran iniciar el trámite de ciudadanía, se reintrodujo el bono de un año para las personas que se encontraban en Canadá mientras se procesaba su residencia, se eliminaron los exámenes de inglés o francés y de conocimientos para las personas menores de 18 y mayores de 54 años, y ha habido otros cambios favorables. El resultado de estos cambios fue un aumento en las solicitudes de ciudadanía, que fue del 130% entre octubre del 2017 y octubre del 2018.

Otro tema muy controversial es el tema de los refugiados. Canadá reanudó su compromiso para con las personas desplazadas del mundo. En estos momentos hay 68.5 millones de personas desplazadas y 25.4 millones de refugiados. Canadá ha cumplido con su responsabilidad internacional de permitirle a unos 50,000 refugiados presentar sus casos ante la División de Protección al Refugiado, y las personas que sean aceptadas podrán obtener su residencia permanente. Quienes no sean aceptadas serán deportadas.

Hablando de deportaciones, esta información no fue parte del reporte del Ministro, pero se conoció a través de una notificación que dio el gobierno días antes del reporte, en la cual advertía que estas van a aumentar. Los refugiados que no sean aceptados como tal, personas que sean un peligro para la seguridad del país, personas con récord criminal y aquellos que se hayan quedado ilegalmente en el país, serán deportados.

Para finalizar, es importante saber que el 61% de los inmigrantes que llegaron a Canadá en el año 2017 son principalmente de 10 países: India, Filipinas, China, Siria, Estados Unidos, Paquistán, Francia, Nigeria, Reino Unido e Iraq.

Los países de habla hispana no aparecen entre los principales países de inmigrantes a Canadá, y yo creo que deberíamos tratar de cambiar el orden de los países mencionados arriba a fin de que aparezcan algunos de los nuestros dentro los primeros diez. Inglés y/o francés, juventud y estudios post secundarios son la clave para poder obtener la residencia en Canadá y estar entre los 350.000 que llegarán en el año 2021.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Inmigrantes: punto decisivo en elecciones

Inmigrantes: punto decisivo en elecciones

La Belle Province acaba de celebrar elecciones y, por primera vez en más de cuatro décadas, ni el Parti Québécois ni el Partido Liberal han ganado el gobierno. Durante la campaña, como se ha convertido en la norma, todos los partidos han estado discutiendo la inmigración a la provincia, y algunos hablando en contra de la necesidad de una fuerza laboral joven y vibrante.

La provincia de Quebec tiene cupo para recibir a 52,500 inmigrantes hasta 2019. Las necesidades de inmigrantes de Quebec son las mismas que para el resto del país y la mayoría de los países industrializados en todo el mundo; porque el envejecimiento de la población y la escasez de mano de obra dan como resultado la demanda de trabajadores calificados que sólo puede resolverse con la inmigración.

Se estima que hay 90,000 empleos sin cubrir y una demanda de más inmigrantes calificados para llenar estos trabajos. A pesar del aparente descontento sobre los refugiados que ingresaron a la provincia desde los Estados Unidos, algunas compañías aprovecharon la afluencia de “recursos laborales” y contrataron a los recién llegados. Desafortunadamente para los inmigrantes calificados que se seleccionan, existe una desconexión entre la necesidad y la realidad una vez que se establecieron en Quebec. Porque no pueden encontrar trabajo en sus áreas y tienen que recurrir a cualquier tipo de empleo para sobrevivir con sus familias.

La pregunta número uno en la boleta electoral que enfrentó Quebec durante la campaña electoral fue si Quebec debería disminuir el número de inmigrantes debido a la grave escasez de mano de obra.

El tema de la inmigración en Quebec había estado plagado de mucha cobertura en los medios de comunicación. Esto, porque desde el 1 de enero de 2018 más de 6,600 personas han cruzado a Quebec desde los EE. UU. Muchas vienen para escapar de las políticas antiinmigrantes de Trump y se cree que muchas otras cruzan en respuesta a un tweet que nuestro Primer Ministro, Justin Trudeau, publicó en enero del 2017, donde declaró que Canadá daba la bienvenida a aquellos que huyen de la persecución, el terror y la guerra.

El tema de los refugiados que cruzan a Quebec y la inmigración en general ha causado mucho debate entre los partidos políticos en dicha provincia y ha dividido a los residentes de Quebec en sus opiniones sobre los inmigrantes.

Los partidos políticos han sido polarizados en su visión de la inmigración en Quebec. Tanto el Partido Liberal como el Québec Solidaire han dicho que mantendrán la cuota de inmigrantes en 53,000 por año; La Coalición Avenir Quebec ha prometido reducir la cantidad de inmigrantes que llegan a Quebec en un 20%; y el Parti Québécois declaró que permitiría al auditor general establecer el número.

Los inmigrantes han sido utilizados en ambos lados del espectro como promesas políticas y, particularmente en Quebec en este momento, debido a la afluencia de refugiados que ha llevado a la plataforma antiinmigrante de la Coalition Avenir Québec a convertirse en un gobierno mayoritario.

Atrapados en medio de todas las promesas de la campaña están los trabajadores calificados que fueron atraídos a Quebec con promesas de un futuro para ellos y sus familias. Los trabajadores calificados descubren la realidad una vez que obtienen la residencia permanente en Quebec, y para el caso en muchas partes de Canadá, porque es todo menos el futuro que esperaban.

Uno de los principales problemas para los inmigrantes en Quebec es que sus títulos y credenciales extranjeras no son reconocidos en dicha provincia. Entonces, aunque esas credenciales fueron las que les ayudaron a obtener la residencia permanente en Quebec, no pueden usarlas una vez que ya están en la provincia. Con el nuevo gobierno aparte de las dificultades de encontrar trabajo en sus áreas, los nuevos inmigrantes corren el riesgo de perder su residencia si no pasan un examen de conocimientos culturales y de francés a los tres años de haber llegado.

Según el líder de la Coalición Avenir Quebec, el número de inmigrantes que permanecen en Quebec después de diez años de asentamiento es inferior al 25%. Es este tipo de información errónea la que agrega combustible al sentimiento antiinmigrante en Quebec. Un estudio reciente del Institut du Quebec publicado la semana pasada muestra que el 81.8 por ciento de los inmigrantes que se asientan en Quebec permanecen después de 10 años. El estudio también encontró que el 58 por ciento de los inmigrantes que se establecieron en Quebec llegaron sin conocimiento de francés, por lo que la falta del idioma parece ser un gran contribuyente a la incapacidad de encontrar y conservar un empleo en la provincia de habla francesa.

Aunque los inmigrantes que se establecen en Quebec son conscientes de que el francés es crucial para encontrar un trabajo y tener éxito, muchos de ellos, después de llegar, se ven obligados a abandonar las clases de francés para trabajar y poder mantener a sus familias. Nuevamente, esto se debe a que sus credenciales y títulos extranjeros no son reconocidos. Están atrapados en un dilema amargo. Necesitan el idioma para tener éxito, pero también deben poder trabajar para sobrevivir y, por lo tanto, no pueden tomarse un tiempo para estudiar y aprender el idioma.

Actualmente hay en Quebec programas de incentivos para que los empleadores contraten inmigrantes, como subsidios provinciales para cubrir los costos de capacitación e integración de nuevos inmigrantes. Pero desafortunadamente, no hay suficientes empresas que hagan uso de estos incentivos.

Hay políticos en Quebec que reconocen los problemas de los inmigrantes y que están buscando soluciones. El líder de Parti Québécois creía que se necesitaba romper el ciclo y reconocer las credenciales y experiencias extranjeras de los nuevos inmigrantes. Dijo que su partido reconocería los grados académicos de los inmigrantes antes de su llegada a Quebec para que pudieran prepararse mejor para la capacitación, la escuela y encontrar trabajo en sus profesiones. El Parti Québécois introduciría medidas contra la discriminación y garantizaría que las minorías más visibles obtuvieran empleos en el servicio público y las agencias gubernamentales. Desafortunadamente para él, ni siquiera fue elegido en su propio distrito electoral y el Parti Québécois perdió el estatus de partido.

El partido Quebec Solidaire prometió que garantizaría que al menos el 13% de los puestos de servicio público fueran para las minorías visibles y que se destinasen $210 millones de dólares para la capacitación en francés para los nuevos inmigrantes.

El titular del Partido Liberal se comprometió a aumentar la financiación de los programas para ayudar a los inmigrantes a aprender francés e integrarse en la fuerza laboral y acelerar la forma en que se reconocen las credenciales extranjeras en Quebec.

Pero los resultados de las votaciones en Quebec son significativos ya que una coalición recién formada logró quitarles el poder a los dos partidos establecidos históricamente. También es significativo, ya que es una indicación de los sentimientos antiinmigrantes de la gente de Quebec, que podría extenderse al resto del país.

Durante los últimos meses hemos estado recibiendo mensajes negativos sobre la inmigración de parte de los partidos federales, preparándonos probablemente para las elecciones nacionales del 2019. Espero sinceramente que la razón prevalezca y que los partidos pro-inmigración no cambien su política sólo para ganar votos, y que la gente de Canadá no permita que la información errónea sobre los inmigrantes y la necesidad de la inmigración sea el único punto decisivo a la hora de votar.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

El Programa de Nominaciones Provinciales de Saskatchewan, una opción para inmigrar a Canadá

El Programa de Nominaciones Provinciales de Saskatchewan, una opción para inmigrar a Canadá

Durante los últimos meses se ha corrido la voz de que el Programa de Nominaciones Provinciales de Saskatchewan es uno de los programas menos complicados para que una persona pueda obtener la residencia permanente, y me pidieron escribir sobre este tema.

Comencé a hacer la investigación y me encontré con noticias publicadas ese mismo día, por lo tanto, comenzaré con esas noticias y luego hablaré sobre si es en realidad el programa más fácil para obtener la residencia permanente en Canadá.

El Programa de Nominaciones Provinciales de la provincia de Saskatchewan acaba de anunciar cambios que mejorarán el sistema de procesamiento en dos de sus programas más populares: El Saskatchewan Express Entry y el Saskatchewan Occupation in Demand.

A partir del lunes 16 de Julio se comienza a trabajar con “Expression of Interest”, un Sistema de procesamiento modelado bajo el sistema de procesamiento federal “Express Entry”. A partir de la implementación de este sistema, los solicitantes ya no serán procesados por orden de llegada, sino que de acuerdo con el puntaje que recibirán al poner su perfil. Los solicitantes con el puntaje más alto serán invitados a iniciar su trámite. Se espera que la provincia anuncie el puntaje inicialmente una vez al mes. No habrá notificación previa a los anuncios, sino que se publicará el puntaje después de haberlo seleccionado, y las personas que tengan el puntaje anunciado recibirán una notificación para poder iniciar el proceso formal.

El modelo de procesamiento anterior era muy difícil, ya que los programas se abrían durante el año para recibir solicitudes y se llenaban en 24 horas, dejando a muchas personas calificadas sin la posibilidad de iniciar su trámite.

“The Expression of Interest” triene dos pasos. Primero, las personas interesadas en iniciar un proceso deben expresar su intención de iniciar el trámite completando los requisitos del Expression of Interest. Segundo, el sistema clasifica a los solicitantes de acuerdo con el puntaje recibido sumando factores (aún no se ha dado esa información) y las personas con el puntaje más alto pasarán a la segunda etapa cuando reciban la invitación a enviar su solicitud.

Las personas que trabajan con el Programa de Nominaciones Provinciales de la provincia de Saskatchewan están muy entusiasmadas con estos cambios, ya que les permitirá procesar más casos sin tener la preocupación de que los programas se llenen en horas y que sus clientes deban esperar a que se reabran los programas.

Ahora bien, de vez en cuando se empiezan a oír rumores con respecto a las distintas provincias y las políticas de procesamiento dentro de las mismas. Cuando se trata de leyes federales, no importa en qué provincia esté la persona, las leyes se aplican del mismo modo en todas partes del país. Pero cuando se trata de nominaciones provinciales, cada provincia y dos de los territorios han creado sus propios programas de inmigración que responden a las necesidades específicas de cada región.

En ese sentido, al analizar los programas de nominaciones provinciales veremos discrepancias entre una provincia y otra en términos del nivel de inglés o francés que tenga la persona, la edad, tipo de experiencia laboral, etc.

Hay algunas reglas que son iguales para todas, como, por ejemplo, ninguna persona que se encuentre en Canadá en un proceso de refugio puede acogerse a un programa de nominación provincial, ni tampoco personas que se encuentren indocumentados en el país. Si quieren hacerlo deberán cerrar el caso de refugio y regresar a su país de origen o residencia habitual previa e iniciar el trámite.

La intención de residir en la provincia que seleccione a la persona también es observada por cada una de las provincias, y si se tiene la mínima duda de que el solicitante está usando el programa de esa provincia para poder sacar la residencia, pero no tiene la intención real de establecerse en ella, el caso será rechazado.

Ahora bien, ¿por qué una persona haría un proceso por una provincia en la cual no tiene intenciones reales de vivir? La respuesta es simplemente porque la persona califica en una de las categorías del programa de esa provincia. De aquí sale la respuesta de si en realidad el programa de Saskatchewan es el más fácil para inmigrar. La respuesta es que no hay programas más fáciles que otros. El ser aceptado o no depende de si la persona reúne o no los requisitos requeridos por la categoría bajo la cual va a hacer el trámite.

Algo que tienen en común todos los programas de nominaciones provinciales es que las personas que tengan una oferta de trabajo de una compañía en la provincia tienen excelentes posibilidades de obtener la residencia, y de hecho la mayoría de los programas de nominaciones provinciales requieren una oferta de trabajo para calificar.

En Saskatchewan existe el programa de Demanda Ocupacional, y esta categoría no requiere necesariamente una oferta de trabajo, pero por supuesto que el trámite se hace mucho más fácil cuando la hay. Bajo esta categoría las personas que tenga una ocupación en demanda pueden colocar su perfil en el Expression of interés.

Dentro de las profeciones hay aproximadamente 33 categorías, entre ellas ingenieros, mecánicos automotrices, industrial y de maquinaria pesada, choferes de camiones, soldadores, analistas económicos, carniceros, etc. De estas ocupaciones y profesiones hay seis que no requieren licencia o revalidación de titulo para poder finalizar el proceso, pero el resto de solicitante debe ponerse en contacto con el ente que regula la ocupación y demostrar que ha iniciado el proceso para sacar la licencia.

Hay que saber que la licencia no se puede procesar desde el país de origen, la persona se debe encontrar en Saskatchewan y hacer los trámites correspondientes. Por supuesto este proceso será mucho más accesible para personas que provienen de países que no requieren visa para venir a Canadá.

En el Programa de Nominaciones Provinciales de Saskatchewan hay también categorías para estudiantes, agricultores con experiencia y $500.00 de patrimonio, y hay programas para empresarios.  Aparentemente los cambios en procesamiento serán de mucho beneficio para las personas que cumplan con los requisitos de las categorías mencionadas.

Obviamente tienen que llegar al puntaje requerido por la categoría (similar a los trabajadores calificados federales). El puntaje necesario para calificar en esta categoría es 60 fuera de 100 puntos. Los factores que se evalúan son la edad, nivel de estudios, nivel de conocimientos de uno de los idiomas oficiales del país, experiencia de trabajo y conexión con la provincia, ya sea que tenga familia en Saskatchewan (primos están incluidos) o que haya trabajado o estudiado en la provincia.

En Saskatchewan, como en cada una de las provincias y territorios, hay programas específicos para el beneficio de la región, por lo que hay que analizar el perfil de la persona interesada en iniciar un trámite y ver en qué categoría, ya sea programas federales o provinciales, califica.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Manejar bajo los efectos del alcohol será un delito muy grave especialmente para los inmigrantes

Manejar bajo los efectos del alcohol será un delito muy grave especialmente para los inmigrantes

Manejar bajo los efectos del alcohol será un delito muy grave especialmente para los inmigrantes

A partir de diciembre del 2018, el manejar bajo los efectos del alcohol pasará de ser un simple delito criminal por el cual una persona podría recibir hasta 5 años de cárcel, a un delito de criminalidad seria que lleva una sentencia máxima de hasta 10 años de cárcel. Este cambio en la ley penal tendrá graves implicaciones para los residentes permanentes de Canadá que sean encontrados culpables del delito, ya sea en Canadá o en cualquier país, y para los aspirantes a obtener la residencia permanente.

Porque ser encontrado culpable de un delito por el cual una persona pudiera recibir hasta 10 años de cárcel automáticamente convierte a la persona en inadmisible a Canadá por razones criminales.

En el caso de un residente permanente, al ser inadmisible, el Departamento de Servicios Fronterizos (CBSA) escribirá un reporte alegando la inadmisibilidad de la persona y como resultado tendrá una orden de deportación. Esta orden de deportación podrá ser apelada ante la Corte de Apelaciones de Inmigración, dependiendo de la sentencia recibida. Si la sentencia fue de menos de seis meses, la persona puede apelar; pero si la sentencia fue de seis meses o más, pierde el derecho de apelar ante la Corte de Apelaciones. Y al no poder apelar, lo más probable es que sea deportado.

Si el residente permanente es condenado por el delito de manejar bajo la influencia del alcohol fuera de Canadá, por ejemplo, mientras está de vacaciones, esto también resultará en el que el residente permanente sea declarado inadmisible.

Es importante notar que la ofensa es simplemente manejar bajo los efectos del alcohol, no estamos hablando de manejar bajo los efectos del alcohol que resulte en daños o muerte.

Ahora bien, ¿qué sucede si un residente permanente es encontrado culpable de la ofensa de manejar bajo los efectos del alcohol, le dan seis meses de cárcel o más y al cumplir la sentencia se le da una orden de deportación? Si le han dado cárcel por seis meses o más, lo único que puede hacer es pedir una revisión judicial ante la Corte Federal. Pero la Corte Federal sólo puede revisar el caso y no puede tomar ninguna consideración fuera de lo que estaba delante del adjudicador en el momento de dar la orden de deportación, por lo que el resultado más seguro será que la orden de deportación continúe y la persona sea deportada de Canadá.

Si el residente es encontrado culpable pero el Juez le da una sentencia de menos de seis meses, al cumplir la sentencia quedará en manos de los agentes de servicios fronterizos, quienes escribirán un reporte declarándolo inadmisible a Canadá por criminalidad seria y, dado que en ese caso la sentencia es menos de seis meses, tendrá derecho a una apelación ante de la Corte de Apelaciones de Inmigración, lo cual hace una diferencia enorme en el resultado final.

El CBSA tiene opciones en la forma de proceder en este caso. Una opción es que antes de dar la orden de deportación hacen una evaluación de la vida de la persona en Canadá en términos de su trabajo, si ha tenido problemas con las autoridades en el pasado, estudios, relaciones familiares, involucramiento social, cómo será afectada su familia si es deportado y cómo será afectada la persona misma si es deportada. Al hacer esta evaluación, si el oficial decide que hay razones humanitarias y de compasión que ameritan “perdonarlo”, no se lo mandará a una audiencia y por lo tanto no habrá deportación, pero sí habrá una advertencia de no cometer otro delito.

Pero la otra opción más probable es que sí se le envíe a una audiencia de inadmisibilidad en la cual se le dará una orden de deportación. Lo que yo estimo que sucederá en estos casos es que la persona presentará su notificación de apelación ante la Corte de Apelaciones (se debe hacer antes de 30 días de haber recibido la orden de deportación) y antes de decidir si la persona tendrá una audiencia ante el tribunal de apelaciones, el CBSA hará una evaluación similar a la que expliqué arriba. Esto por supuesto dependerá del récord policial que tenga la persona. Si es la primera vez que ha tenido problemas, tal vez suspendan la deportación con condiciones a cumplir y a reportarse cada seis meses durante tres o cuatro años al final del cual la deportación quedará eliminada.

Pero si se llega ante el tribunal, entonces se deberá argumentar que hay razones humanitarias y de compasión por lo que se le debería anular la orden de deportación y permitirle quedarse en Canadá. Lo más probable es que se le suspenda la deportación y, como en la práctica anterior, se ponga a la persona con condiciones a reportarse cada seis meses por un periodo específico, al final del cual, si cumplió con las condiciones, se le anule la orden de deportación. O si no cumplió con las condiciones, se le deporta.

Lo que se debe probar ante el tribunal en este caso es que el delito fue un acto aislado de la persona y no un patrón de vida. Así, es una buena idea que comience a asistir a Alcohólicos Anónimos u otra institución que lo ayude a controlar la adicción. En mi experiencia, las personas generalmente se niegan a asistir a este tipo de ayuda porque dicen que no son alcohólicos y hasta se ofenden. El hecho es que ha sido encontrado culpable de manejar en estado de ebriedad y a este punto es irrelevante si es o no es alcohólico. Cualquier discusión al respecto se debió hacer ante el juez cuando se estaba defendiendo la acusación inicial o apelando la convicción de la corte criminal.

Para el momento en que estamos en el tribunal de inmigración lo único que podemos defender es la deportación. Por lo tanto, un documento demostrando que ha tomado medidas para solucionar el problema que lo llevó a la deportación es una excelente prueba de que no volverá a caer en el mismo delito.

Aparte de esto, también hay que probar el establecimiento social, financiero y familiar. Hay que hablar de la edad en la que llegó la persona a Canadá y lo que hecho desde su llegada. Hay que demostrar los trabajos, estudios y trabajos voluntarios que ha emprendido; la dependencia intrafamiliar; cómo será afectada la familia residente o ciudadana en Canadá si es deportado, y qué sucederá con la persona misma si es deportada; qué posibilidades de trabajo tiene en el país de origen; cuál es la situación de los derechos humanos en el país al que será deportado, etc.

Esta ley es draconiana y muy injusta. El Senado ha tratado de incluir una sección que no afecte a los residentes permanentes, pero al regresar el proyecto de ley al Parlamento la sección agregada por el Senado no fue aceptada. Es una ley muy injusta que una vez más pone a los residentes permanentes y a las personas que quieren inmigrara a Canadá en desventaja por un delito que hasta diciembre es considerado menor.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

No permita que por ser inmigrante o no hablar bien inglés otros tomen decisiones por usted

No permita que por ser inmigrante o no hablar bien inglés otros tomen decisiones por usted.

En la columna de hoy no hablaré directamente sobre inmigración, pero sí de cosas que afectan al inmigrante y de la necesidad de poder abogar por uno mismo, o de tener a alguien que abogue por uno, tanto en el área de educación como en el área de salud.

Hace muchos años, cuando era estudiante de educación, acompañé a un recién llegado a una cita con un consejero de estudios en una Universidad que no voy a nombrar. La cita la habíamos pedido para que aconsejaran a la persona sobre qué curso de inglés debería tomar para poder luego seguir estudiando en su área especifica.

El asesor no perdió tiempo en decirnos que él no creía que la persona debía molestarse en estudiar. Le dijo que le tomaría mucho tiempo revalidar su título y poder trabajar en lo suyo y que le aconsejaba no perder el tiempo. Le dijo que se buscara un trabajo en una fábrica y comenzara a trabajar porque lamentablemente él estaría compitiendo con ciudadanos y residentes canadienses y sería muy difícil insertarse en su profesión aquí en Canadá.

En ese momento le dije al señor que le agradecíamos mucho su consejo, pero que no estábamos de acuerdo con su asesoría, que no habíamos ido a hablar con él para que mandara a la persona a trabajar en cualquier cosa y que buscaríamos otro consejo. Nos fuimos y de hecho le ayudé a conseguir a otra persona para que lo asesorara.

El otro consejero le dijo exactamente qué cursos debería tomar y cómo se debía preparar para luego poder estudiar y revalidar su título. También le ayudó a conseguir un programa del gobierno que le cubría todos los gastos de estudios más los gastos de libros y transporte. Después de tres años el joven se graduó con honores de un college y hoy en día tiene su propia compañía y emplea residentes y ciudadanos a quienes les da la oportunidad de trabajar y entrenar en una ocupación de mano de obra especializada para la cual hay mucha demanda en Canadá.

En estos días, tuve que llevar a un pariente, quien está sufriendo de una enfermedad terminal pero aún está relativamente bien, para que le hagan un procedimiento sencillo a emergencia de un hospital de Toronto. El no habla inglés y tiene 84 años.  Normalmente, cuando lo hemos llevado, lo han atendido de inmediato, le han hecho el procedimiento necesario y lo han mandado a la casa. Esta vez, pasaron más de 4 días y no le drenaban el fluido de sus pulmones, lo cual no sólo le ocasionaba molestias, sino que también las toxinas le creaban confusión y delirio. Los médicos y el resto del personal veían esto como señal de que estaba en sus últimos días. Nosotros, que hemos estado cerca de él durante todo el proceso, sabíamos que una vez quitado el fluido estaría bien.

Tuvimos una reunión de familia con el equipo de salud del hospital y nos quedamos con la sensación de que no le harían el procedimiento. Nos decían cosas como “darle confort” “calidad de vida” etc. Insistimos en que queríamos que hicieran el drenaje, pero me dí cuenta que lo que nos estaban diciendo era que no habría procedimiento para drenarle el pulmón y que lo doparían para que se fuera en paz.

Nos fuimos con un sabor amargo en la boca y muy angustiados, pero al llegar a casa tomamos la decisión de que volveríamos al hospital y abogaríamos por nuestro pariente. Al llegar al hospital pedimos hablar con la enfermera responsable y le dijimos que queríamos que se le hiciera el procedimiento por el cual habíamos llevado a mi pariente al hospital y que no nos iríamos hasta hablar con el médico responsable.

A los 15 minutos vino un radiólogo con una máquina de rayos ‘x’ y le tomó placas. Pasaron un par de horas y llegó una estudiante de medicina a revisarlo y a hablar con nosotros. Cuando me preguntó cómo estaba, yo le dije que estaba furiosa. Que ellos no tenían por qué tomar la decisión de cuándo se iba a morir mi pariente y que nosotros no lo habíamos traído al hospital para que se muriera sino para que lo drenaran para que se sintiera mejor, y que de ahí no nos movíamos hasta que hubiera una respuesta concreta de cuándo lo iban a drenar.

La joven, futura médica, se sintió bastante incómoda y nos dijo que hablaría con el residente senior y volvería con una respuesta. Al cabo de un rato apareció nuevamente y dijo que el residente daría la orden para que se hiciera el procedimiento al día siguiente.  Les tomó otros tres días y nuestro constante abogar para que lo hicieran, pero finalmente lo hicieron. Después del procedimiento mi pariente está mejor y podrá regresar a la casa y disfrutar de las Pascuas junto a su familia, nietos y bisnietos.

Me pregunto qué hubiese pasado en ambos casos si las personas no hubiesen estado con alguien que hablaba inglés, que conocía el sistema y no tomara un no por respuesta. Creo que la respuesta es que el joven se hubiese quedado con el consejo del primer asesor y hubiese terminado en un trabajo no calificado, sin inglés y super frustrado, y en cuanto a mi pariente, en vez de festejar las Pascuas tal vez estaríamos en un funeral.

Con mucha frecuencia vemos injusticias en el sistema educacional y en otros sistemas aquí en Canadá, y por falta de conocimientos y a veces también por falta de idioma nos quedamos callados y aceptamos lo que nos dicen a pesar de que sentimos que algo no está bien. Que lo que nos están diciendo no es lo correcto ni lo que nosotros queremos.

Tenemos que aprender a escuchar nuestras corazonadas, buscar a alguien que pueda hablar por nosotros y pelear por nuestros derechos. Y mejor aún, tenemos que aprender a hablar bien inglés o francés y conocer perfectamente el sistema canadiense para poder defendernos nosotros mismos.

No podemos dejar que por ser inmigrantes o por no hablar el idioma del país, otros tomen decisiones por nosotros. Después de todo, estamos en Canadá porque queremos una vida mejor para nosotros y para los nuestros. Asegurémonos de que así sea.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com