Canadá garantiza que los solicitantes de refugio reciban asistencia legal en Ontario

Canadá garantiza que los solicitantes de refugio reciban asistencia legal en Ontario

El pasado 12 de agosto, el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, hizo un anuncio muy importante en beneficio de los inmigrantes y los refugiados: El gobierno federal intervendrá con una inversión única de $26.8 millones para ayudar financieramente a los inmigrantes y solicitantes de refugio con asistencia legal para el periodo 2019-2020.

Este anuncio no podría haber llegado en un mejor momento para Rosita y sus dos hijos, quienes acaban de llegar a Canadá huyendo de la atroz violencia intrafamiliar. Rosita se esforzó mucho para recoger suficiente dinero y poder escapar con sus hijos de su país. Actualmente viven en un refugio y necesitan comenzar el proceso lo antes posible para que los niños puedan inscribirse en la escuela y puedan comenzar a sentirse seguros. La ayuda de asistencia legal les permitirá hacer exactamente eso.

El Programa de Asistencia Legal proporciona fondos a las provincias y territorios de Canadá para que otorguen servicios legales a personas económicamente desfavorecidas para asuntos de inmigración, refugio y crimen. Brindar asistencia legal a las personas desfavorecidas ayuda a garantizar que el sistema penal de Canadá sea justo, relevante y accesible para todos y que la gente tenga confianza en el sistema.

No todos los abogados en Canadá aceptan asistencia legal. Es importante que las personas que utilizan asistencia legal encuentren un abogado calificado y con experiencia en el manejo de su tipo específico de caso.

El financiamiento otorgado por el gobierno federal será una inversión única realizada para asistencia legal de inmigración y refugiados, pero se hace con la intención de trabajar en una solución de sostenibilidad a largo plazo.

En Ontario, este financiamiento llega en un momento muy necesario, ya que los recortes provinciales realizados por el gobierno provincial del conservador Doug Ford han afectado a muchos en la comunidad que necesitan asistencia legal. El total de $26.8 millones se dividirá de la siguiente manera: $25.7 millones para Ontario; $1.16 millones para British Columbus; y $0.02 millones para Manitoba.

Cada año, miles de personas se ven obligadas a huir de sus hogares debido a la guerra, la inseguridad y la persecución. El número de solicitantes de asilo en el mundo está aumentando y en el 2018 Canadá acogió a 28,100 de los 92,400 desplazados del mundo.

Para obtener el estatus de refugiado en Canadá, los solicitantes de refugio deben pasar por un proceso de determinación que es bastante exigente. No solo deben lidiar con el trauma que los obligó a huir de sus hogares, sino que muchos llegan dejando todo lo que poseían. Así, cuando llegan a Canadá, a menudo llegan sin nada.

Un refugiado es diferente de un inmigrante. La principal diferencia es que un refugiado no eligió abandonar su país y un inmigrante sí decidió hacerlo. Un refugiado es una persona que ha huido de su país debido a un temor fundado de persecución y no puede regresar a casa. Un inmigrante es una persona que eligió establecerse permanentemente en otro país por motivos de mejorar su vida.

El Sistema de Refugio de Canadá tiene dos partes: el Programa de Reasentamiento Humanitario y de Refugiados, para las personas que necesitan protección desde fuera de Canadá, y el Programa de Asilo en Canadá, para las personas que realizan solicitudes de protección de refugiados desde dentro de Canadá.

Para aquellos que hacen solicitudes de refugio desde dentro de Canadá, pueden hacer una solicitud en un puerto de entrada, en una oficina interna de la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá o en una oficina interna de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía. Una vez que una persona hace una solicitud de asilo, un oficial determina si la persona es elegible para que su solicitud sea enviada al consejo de refugiados que es el tribunal especializado que decide quien es o no un refugiado, y cuando se le encuentra elegible para que su solicitud sea procesada, la persona puede obtener asistencia legal mientras espera una decisión sobre su solicitud.

Quienes hayan sido condenados por delitos penales graves o hayan recibido solicitudes de asilo anteriores denegadas por Canadá no son elegibles para hacer solicitudes de refugio.

Algunas personas se preguntan por qué un solicitante de refugio necesita ayuda legal y por qué simplemente no trabajan y pagan sus propios servicios legales como lo hacen los inmigrantes. En primer lugar, después de que un solicitante de refugio es elegible, solo tiene quince días para completar todos sus formularios importantes que detallan su caso ante la Junta de Inmigración y Refugiados. Los formularios deben hacerse con mucho cuidado y precisión, ya que el proceso es muy exigente y la precisión puede significar la diferencia entre la aceptación y la denegación de un reclamo. También hay que considerar que para obtener un permiso de trabajo deben pasar de dos a tres meses desde el momento de haber pedido refugio.

Además, muchos solicitantes de refugio provienen de situaciones muy difíciles y traen consigo muchos traumas y estrés. Muy a menudo no llegan con una dirección, familia, un trabajo y una vida esperándolos como lo hacen los inmigrantes. Tienen que trabajar muy duro para recrear la vida que se vieron obligados a abandonar cuando huyeron de su país de nacionalidad. También puede haber una barrera lingüística y cultural que superar. En el caso de los refugiados que son seleccionados por Canadá y traídos como en el caso de los refugiados de Siria, hay un grupo de recepción esperándolos y les tienen vivienda, muebles, ropa y todo lo que van a necesitar. También el grupo de recepción les ayuda con todos los trámites que deben hacer. Al refugiado que pide refugio dentro de Canadá no se le brida esa ayuda.

Todas estas cosas llevan tiempo y el reloj sigue marcando una vez que se hace una solicitud de asilo. El tiempo sería insuficiente para cualquiera que huyera de la persecución y llegara sin nada para poder trabajar y ahorrar en tan poco tiempo.

En palabras de Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá:

“Las personas que buscan asilo en Canadá a menudo dependen de asistencia legal para asegurarse de que sus reclamos se procesen de manera justa y eficiente. Pero en Ontario, los recortes provinciales han puesto en peligro estos servicios vitales. Con el anuncio de hoy, el gobierno federal está interviniendo. Estamos defendiendo a las personas en Ontario y asegurándonos de que quienes buscan asilo tengan acceso a los servicios legales que necesitan “.

El Gobierno de Canadá cree en la defensa de los valores de una sociedad justa y equitativa y es visto como un líder mundial para los derechos de los refugiados. Canadá cree que la forma en que tratamos a las personas más vulnerables define quiénes somos como nación. Con esta inversión en fondos para asistencia legal, Canadá se está moviendo en la dirección correcta para cumplir con su obligación de promover y respetar los derechos humanos al ayudar a los solicitantes de refugio más vulnerables del mundo, para que puedan reconstruir sus vidas en Canadá.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

¿Quiere inmigrar a Canadá? Utilice los Tratados de Libre Comercio

¿Quiere inmigrar a Canadá? Utilice los Tratados de Libre Comercio

Con todos los cambios que ha habido en los últimos años en el sistema migratorio canadiense, sin duda una de las mejores opciones que tienen para inmigrar a Canadá los ciudadanos de Chile, México, Honduras, Colombia y Perú son las oportunidades que les brindan sus Tratados de Libre Comercio con nuestro país.

Digo esto porque a raíz de estos tratados hay ventajas muy importantes para las personas que desean venir a trabajar a Canadá, ya que permiten que residentes permanentes –en algunos de los tratados- y ciudadanos de estos países puedan beneficiarse.

Los Tratados de Libre Comercio facilitan la entrada reciproca de distintos trabajadores a ambos países, lo que significa que los ciudadanos -y residentes permanentes en algunos casos- de los países signatarios de tratados con Canadá, que cuenten con capítulos destinados a la entrada temporal de trabajadores, y que tengan una oferta de trabajo por parte de una empresa canadiense en ciertas profesiones o personas que desean abrir un negocio, puedan venir a trabajar al país.

Es importante notar que los tratados en sí no tienen ningún tipo de programa o categoría que le permita a una persona solicitar la residencia permanente en Canadá, pero sí le facilita la entrada al país a esos ciudadanos o residentes, para que puedan venir a trabajar bajo un permiso de trabajo y a través de su experiencia laboral en Canadá obtengan puntos adicionales para su solicitud de residencia.

Una de las categorías de los tratados de libre comercio es para personas que vienen a invertir dinero o a hacer comercio con Canadá. Para estas personas existe la posibilidad de obtener un permiso de trabajo siempre y cuando vengan a abrir una compañía en este país.

La segunda categoría es para visitantes que vienen por corto tiempo a Canadá con planes relacionados a negocios, a quienes se les puede conseguir un permiso de trabajo sin muchas dificultades. Generalmente esta categoría aplica para las personas que vienen a ferias, exposiciones de negocios, a personas que vienen a dar servicios por un tiempo muy corto, o artistas que vienen para hacer presentaciones específicas.

La tercera categoría es para altos ejecutivos que pueden venir al país mediante un proceso de transferencia de sus compañías, es decir, compañías que tienen su sede en su país de origen y que tienen una sucursal en Canadá, o vienen a abrirla, pueden solicitar un permiso de trabajo para transferir a personas a que vengan a manejar la compañía o subsidiaria. Este programa es sólo para ejecutivos y personas con conocimientos especializados.

La cuarta categoría, y que con toda seguridad puede ser la más ventajosa, es la categoría de profesionales y técnicos, ya que hay una lista de profesiones y ocupaciones especializadas que le permiten a un ciudadano, o residente en algunos casos, de los países que han firmado un tratado con Canadá de obtener un permiso de trabajo.  Los tratados de México y Chile permiten solo la entrada de profesionales, los de Colombia, Perú y la Asociación Europea de Libre Comercio, de profesionales y técnicos. Las listas son extensas.  Para los tratados de México, Chile y la Asociación Europea de Libre Comercio solo los profesionales que se encuentren en esa lista podrán acceder a permisos de trabajo.  En el caso de Colombia y Perú hay dos listas, una para profesionales excluidos, es decir que las profesiones que se encuentran en esta lista no pueden obtener permisos de trabajo a través del Tratado y otra de ocupaciones incluidas, es decir que únicamente los técnicos y tecnólogos que aparecen en esta lista pueden obtener permisos de trabajo bajo el Tratado de Libre Comercio.  Los Tratados de Colombia, Perú y la Asociación Europea de Libre Comercio tienen como condición, en algunas categorías, que los empleados firmen sus contratos como trabajadores independientes, no como trabajadores bajo nómina. Y el tratado con la Asociación Europea de Libre Comercio requiere que la persona que venga a trabajar a Canadá esté empleada en la compañía Europea con la cual la empresa Canadiense está firmando el contrato de prestación de servicios.

Para inmigrar por esta vía básicamente lo que se necesita es una oferta de trabajo de una compañía canadiense (la cual no necesariamente tiene que ser una compañía grande sino  que puede ser una compañía pequeña), mediante la cual se le permite a este trabajador o profesional que se encuentra en la lista del tratado respectiva al país de nacionalidad –o residencia en algunos casos- hacer un trámite para obtener una visa de trabajo sin la necesidad de demostrar que la compañía canadiense no puede conseguir ciudadanos canadienses o residentes permanentes para hacer ese trabajo. Este es un trámite prácticamente automático, siempre y cuando el trabajador tenga una profesión u ocupación que esté incluida en la lista de profesiones del tratado, haya una oferta  de trabajo de una compañía canadiense, la persona sea nacionalizada, nacida en uno de los países arriba mencionados o residente de uno de ellos dependiendo del caso y tenga conocimientos de inglés o francés.

Los permisos de trabajo de las primeras tres categorías tienen un periodo de duración de entre tres meses y un año, dependiendo para qué viene la persona. Para los ejecutivos transferidos y para la categoría de profesionales y técnicos, los permisos de trabajo se pueden renovar anualmente sin problemas.

Para la cuarta categoría, es decir para los profesionales y técnicos, los Tratados de Libre Comercio son una oportunidad excelente para obtener la residencia permanente en Canadá dado que la experiencia laboral en Canadá se ha convertido en uno de los factores más importantes para que las personas puedan solicitar la residencia permanente en el país.

Es importante hacer notar que para las personas que se encuentran en Canadá y que lean esta información, y que deseen ayudar a un amigo o a un pariente a venir a Canadá, o que quieran ellos mismos tramitar su residencia permanente en el país, deben investigar si sus ocupaciones están en la lista de prioridades que establecen los Tratados de Libre Comercio entre Canadá y Chile, México, Honduras, Colombia, Perú y La Asociación Europea de Libre Comercio, y revisar las condiciones impuestas a cada profesión u ocupación. Si lo están, deben conseguir una oferta de trabajo, la cual les podría facilitar la entrada al país con un permiso de trabajo que luego los puede conducir a la residencia permanente.

Los Tratados de Libre Comercio son una excelente y rápida vía para obtener un permiso de trabajo y comparándolos con el proceso regular para obtener permisos de trabajo que es el LMIA (Autorización del Departamento de Desarrollo Social de Canadá para contratar extranjeros cuando la empresa puede demostrar que no consiguió Residentes o Ciudadanos Canadienses disponibles o aptos para ejercer el cargo), mucho más sencilla.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Recortes provinciales, y ayuda que se le dará a los refugiados en Ontario

Ante los recortes provinciales, el gobierno federal ayudará a los refugiados en Ontario

El Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció el pasado lunes que el gobierno federal aportará 26 millones de dólares para llenar el vacío que dejó en Legal Aid Ontario el gobierno conservador del Premier Doug Ford, cuando en abril pasado ordenó el recorte del 30 por ciento del presupuesto de la entidad provincial.

Con dicho recorte prácticamente se eliminó la asistencia legal a los refugiados y a los nuevos inmigrantes que llegan a la provincia, por lo que el gobierno liberal federal decidió tomar cartas en el asunto a fin de garantizar que dicho servicio siga siendo prestado a los más necesitados.

El anuncio fue hecho en las oficinas de la Asociación Intercultural de Parkdale, en Toronto, donde el mandatario canadiense dijo que “hay políticos conservadores (que) siguen intentando hacernos retroceder y hacer que los más vulnerables sufran por las decisiones que toman. A los políticos conservadores les gusta decir que son para la gente, pero terminan recortando servicios para los más vulnerables. Eso es lo que lo hacen”.

Personalmente estoy completamente de acuerdo con la decisión tomada por el Primer Ministro dado que va en concordancia con la posición que actualmente tiene el gobierno liberal y que ha tenido siempre el gobierno canadiense en relación con los expatriados del mundo. En este sentido era lógico que Trudeau asumiera la responsabilidad de pagar la asistencia legal de los refugiados e inmigrantes que lo requieren.

Me parece justo, me parece correcto, pero a la vez también me parece peligroso para el gobierno liberal en este momento (el haber tomado esta decisión y haber hecho el anuncio), ya que la opinión pública en relación con el tema de los refugiados y las personas que requieren asistencia no es muy favorable. Pero en términos de justicia me parece que es lo que se tenía que hacer, porque después de todo, estas son las personas más vulnerables que tenemos en la sociedad y necesitan representación legal al exhibir sus casos.

Las medidas fiscales que está tomando el gobierno conservador del Premier Doug Ford sin duda se están llevando de encuentro a muchos sectores de la provincia. Los últimos afectados habían sido los nuevos inmigrantes y los solicitantes se refugio, como efecto del recorte del 30 por ciento ordenado para la agencia de asistencia en asuntos legales Legal Aid Ontario (LAO).

Este recorte de fondos del gobierno provincial significó que los abogados de la agencia dejaron de aceptar a la mayoría de nuevos clientes, inmigrantes y refugiados, de forma inmediata.

Hay que recordar que cuando una persona llega a Canadá y pide refugio, está solicitando la residencia permanente por razones humanitarias y de compasión, o cuando está pidiendo una revisión judicial ante la Corte Federal, puede hacer una solicitud de asistencia legal ante LAO.

Ante la solicitud, generalmente LAO envía una serie de documentos al abogado del solicitante, quien tiene que enviar una repuesta a LAO explicando los méritos del caso a representar y las posibilidades que tiene la persona de ganarlo. Así, basándose en la presentación del caso que hace el abogado, LAO le da o no la asistencia legal.

Pero para poder recibir esta asistencia legal, la persona no debe tener ningún tipo de ayuda financiera, no debe tener trabajo ni familia en el país que le pueda ayudar, y en la mayoría de los casos la persona después tiene que devolver este dinero a LAO, por lo que no necesariamente es un regalo.

Pero el gobierno provincial redujo los fondos presupuestarios para LAO en un 30 por ciento, lo que significó que recibirá $133 millones menos en este año fiscal. Esto se tradujo en que desde la fecha del anuncio del recorte ningún abogado podía prestar servicios nuevos a los refugiados o inmigrantes.

Lo único que se les había permitido hacer con nuevos casos era ayudarlos a llenar formularios, incluyendo el formulario de las bases del caso de refugio, pero no les permitía representación ante la Corte.

Antes de que estos recortes fueran anunciados ya había un problema para los refugiados y para los inmigrantes, pues no todos podían obtener asistencia legal. Únicamente la obtenían los casos donde el abogado que los representaba y los oficiales LAO decidían que el caso tenía mérito.

A pesar de que dicho anuncio se presentó como una forma de disminuir el déficit fiscal de la provincia, yo creo que realmente el corte a los refugiados tenía otras razones que van más allá de lo que el gobierno provincial quiere que creamos. Yo creo que era más bien un ataque al gobierno federal, ya que el gobierno provincial de Doug Ford ha estado atacándolo en relación con los refugiados desde que tomó el poder en Ontario.

Es por ello que para el gobierno provincial el anuncio hecho el lunes por el Primer Ministro Justin Trudeau es una especia de victoria, porque lo que Ford ha estado diciendo es que el tema migratorio no es algo que compete al gobierno provincial, sino que es jurisdicción del gobierno federal, y que por lo tano ellos tendrían que hacerse cargo.

La realidad es que la constitución le da la responsabilidad de inmigración al gobierno federal, y cuando tienen un acuerdo, también al gobierno provincial. Y en este caso, Ontario, como todas las demás provincias, tienen acuerdos como por ejemplo los Provincial Nominee Programs (PNPs), por lo que Ontario también tiene una responsabilidad para con los inmigrantes y para con los refugiados.

Lo interesante de este caso de los recortes provinciales es que hay una decisión de la Corte Suprema de Canadá que dice que es un derecho constitucional de las personas que necesitan ayuda legal el obtenerla cuando tienen un caso que puede poner su vida en peligro. Y en el caso de la mayoría de los solicitantes de refugio, si pierden el caso y son deportados al país contra el cual están pidiendo refugio, puede significar detención, tortura y en algunos casos muerte.

En este sentido, el negarles la ayuda legal, el negarles la representación necesaria para poder presentar sus casos adecuadamente y poder obtener la protección de la cual están necesitados, pasa a ser un derecho fundamental que está asegurado por la constitución y por la declaración de derechos humanos.

Otra cosa muy importante es que todos los abogados que practican la ley de inmigración y refugio usando asistencia legal son personas que en realidad tienen un compromiso hacia los refugiados, porque cando se trabaja con asistencia legal el abogado está limitado en el número de horas que puede trabajar en un caso, y también está limitado en lo que se le va a pagar. En algunas ocasiones estos abogados apenas reciben alrededor del 25% de lo que reciben otros abogados que le cobran al cliente, por lo que en realidad los abogados que trabajan con LAO están haciendo un servicio comunitario, una obra más bien de solidaridad hacia las personas que necesitan protección.

A Trudeau se le está culpando por el ingreso de más refugiados a pesar de que esa no es la realidad, porque la realidad es la situación difícil que se está viviendo en todo el mundo: tenemos 25 millones de refugiados en el mundo, tenemos más de 65 millones de personas desplazadas en el mundo, tenemos el factor Trump en los Estados Unidos, tenemos los problemas en Centroamérica, etc. Entonces, el aumento de refugiados no tiene nada que ver con la posición que tiene el gobierno liberal sino la situación critica en el mundo.

En este sentido, el anuncio hecho por el Primer Ministro Justin Trudeau es precisamente el anuncio que todo el mundo esperaba de una gran nación como Canadá, que respeta y protege a los refugiados de todo el mundo que llegan a sus puertas.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Canadá anuncia programa nuevo

Canadá anuncia programa que beneficia a los refugiados LGBTQ2

Este verano, el gobierno de Canadá, en un acuerdo con la Sociedad de Refugiados Arco Iris (Rainbow Refugee Society), se comprometió a extender un programa piloto para ayudar a los refugiados LGBTQ2 que huyen de la violencia y la persecución alrededor del mundo. El acuerdo lleva por nombre Asociación de Asistencia para Refugiados Arco Iris (Rainbow Refugee Assistance Partnership).

Hay que tener en cuenta que más de 70 países en todo el mundo aún criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo, utilizando leyes anticuadas que pueden remontarse a la era colonial. Y en al menos cinco de esos países el castigo para los miembros de la comunidad LGBTQ2 (lesbiana, gay, bisexual, transgénero, queer y dos espíritus) es la pena de muerte.

Pero también en países donde las relaciones entre personas del mismo sexo son legales, las autoridades a veces se hacen de la vista gorda ante los informes de violencia y persecución contra miembros de la comunidad LGBTQ2, dejándolos vulnerables a la persecución y a los abusos continuos. A lo largo de los años he escuchado muchas historias horribles de persecución de solicitantes de refugio de este grupo vulnerable que necesita de nuestro apoyo.

Canadá ha sido líder en la comunidad LGBTQ2. En 1991, Canadá fue una de las primeras naciones en otorgar el estatus de refugiado por orientación sexual, y en 1993 la Corte Suprema de Canadá incluyó la orientación sexual en la definición de “grupo social” como uno de los motivos para reclamar persecución.

En julio de 2005, Canadá se convirtió en el cuarto país del mundo, y el primer país fuera de Europa, en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. En mayo de 2017, la Junta de Inmigración y Refugiados introdujo un nuevo conjunto de pautas para casos de refugio basados ​​en la persecución de miembros de la comunidad LGBTQ2 a fin de proporcionar una mejor comprensión de los desafíos que enfrentan las personas de dicha comunidad al hacer solicitudes de refugio.

Canadá tiene el compromiso de brindar protección y apoyo para ayudar a reasentar a los grupos más vulnerables del mundo, y los miembros de la comunidad LGBTQ2 son uno de los grupos vulnerables que Canadá apoya. Los casos son remitidos al gobierno canadiense a través de la Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas, otras organizaciones de referencia y patrocinadores privados.

La Sociedad de Refugiados Arco Iris fue fundada en el año 2000 y tiene su sede en Vancouver, en British Columbia. Fue fundada para ayudar a las personas que buscan protección en Canadá en base a la persecución debido a su orientación sexual, expresión de género o estatus de VIH. La Sociedad de Refugiados Arco Iris trabaja con los encargados de los acuerdos de patrocinio para patrocinar a miembros de la comunidad LGBTQ2 para que vengan a Canadá como refugiados.

Esta asociación entre la Sociedad de Refugiados Arco Iris y el gobierno canadiense se lanzó por primera vez como un proyecto piloto en el 2011, y desde entonces, el Rainbow Refugee Assistance Pilot Program reasentó a más de 80 refugiados LGBTQ2.

En un anuncio hecho en junio de 2019 por el gobierno canadiense, dijo que en el año 2020 la asociación con la Sociedad de Refugiados Arco Iris continuará con un aumento en el número de refugiados privados patrocinados por la comunidad LGBTQ2, subirá de 15 a 50. La Asociación de Asistencia para Refugiados Arco Iris continuará trabajando con la Sociedad de Refugiados Arco Iris para alentar a más canadienses a apoyar a los refugiados LGBTQ2 y trabajará con organizaciones LGBTQ2 y la comunidad de asentamiento de refugiados en Canadá.

Para reclamar la protección como refugiados en Canadá, los miembros de la comunidad LGBTQ2 deben demostrar que tienen un temor fundado de persecución en su país de nacionalidad debido a su identidad de género u orientación sexual. También deben demostrar que no pueden recibir protección en su país de nacionalidad porque los agentes del gobierno no están dispuestos o no pueden protegerlos contra la persecución.

La asociación continua se realiza con el reconocimiento de las luchas que enfrentan los miembros de la comunidad LGBTQ2 en todo el mundo y el compromiso de Canadá de apoyar a las comunidades vulnerables en todo el mundo.

Tal y como declaró el Honorable Ahmed Hussen, Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía: “Los refugiados LGBTQ2 han enfrentado circunstancias inimaginables solo por ser quienes son. Canadá los protegerá y ayudará a mantenerlos a salvo. La comunidad LGBTQ2 ha sido firme en su misión de crear conciencia sobre las necesidades únicas de los refugiados LGBTQ2 entre los canadienses y ayudar a estas personas más vulnerables a sentirse por fin seguras”.

Cuando los refugiados LGBTQ2 lleguen a Canadá a través de la Asociación de Asistencia para Refugiados Arco Iris, recibirán 3 meses de apoyo para ayudarlos a establecerse en el país. Los refugiados privados patrocinados reciben nueve meses adicionales de apoyo de sus patrocinadores privados.

El Departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá contribuirá con $ 800,000 en los próximos 5 años para la Asociación de Asistencia para Refugiados Arco Iris, una entidad que está siendo elogiada por muchos, incluido Randy Boissonnault, Asesor Especial del Primer Ministro sobre cuestiones LGBTQ2.

“Los derechos LGBTQ2 no tienen fronteras y, en este sentido, Canadá es visto como un defensor de la protección de los derechos humanos en todo el mundo. Canadá se esfuerza por ser un país donde las personas se sientan seguras y libres de ser quienes son. La extensión del Programa Piloto de Asistencia para Refugiados Arco Iris es otro ejemplo concreto de que el Gobierno de Canadá escucha y responde a las necesidades de la comunidad. Estoy orgulloso del progreso que estamos haciendo para garantizar que los refugiados LGBTQ2 sean bienvenidos a Canadá”, dijo Boissonnault.

Un problema que aún enfrentan los refugiados LGBTQ2 que buscan asilo en Canadá es nuestro Acuerdo de Tercer País Seguro con los EE. UU. Porque si una persona llega a Canadá desde los Estados Unidos, no puede solicitar el estatus de refugiado en Canadá. Y dados todos los problemas con la inmigración en los Estados Unidos con el actual presidente, muchos miembros de la comunidad LGBTQ2 que tienen que viajar a través de los Estados Unidos para ingresar a Canadá están atrapados en el limbo.

La Asociación de Asistencia para Refugiados Arco Iris es un buen paso para brindar apoyo a los miembros de la comunidad LGBTQ2 que aún son vulnerables en muchas partes del mundo. Una vez más, Canadá defiende los derechos de las personas vulnerables en todo el mundo y le muestra al mundo que aquí las personas que realmente necesitan protección son bienvenidos.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Las “cartas venenosas”, esos chismes que pueden complicar a los inmigrantes en Canadá

Las “cartas venenosas”, esos chismes que pueden complicar a los inmigrantes en Canadá

En la columna de hoy voy a hablar sobre un caso que llegó a mi oficina hace ya varios años, un tipo de caso que realmente no es muy común, pero que efectivamente se presenta con alguna frecuencia, particularmente en los procesos migratorios bajo la figura de patrocinio de esposo o esposa.

Una muchacha que estaba casada con un ciudadano canadiense con quien tenía dos hijos, el último de apenas dos meses de edad, estaba siendo patrocinada por su esposo. Fueron a la entrevista con el oficial de Inmigración, quien en ese momento estuvo de acuerdo en que la relación era legal y genuina, por lo que aceptó el caso, lo cual significaba que ella estaba básicamente esperando su residencia permanente.

Pero como al año y medio después de haber ido a esta primera entrevista, el oficial de Inmigración llamó a la muchacha para hacerle una segunda entrevista. El motivo era que había recibido información por medio de una carta a la que en el argot inmigratorio se le conoce como “Poison pen letter” (Carta Venenosa), en la cual una persona estaba acusando a la muchacha de no estar en una relación genuina con su marido dado que supuestamente había tenido un amante.

El oficial de Inmigración le preguntó directamente si eso era verdad y la muchacha admitió que en realidad durante su matrimonio ella había tenido un affaire por varios meses con otra persona, pero que el affaire ya había terminado y que el esposo, es decir su patrocinador, estaba al tanto de esto que había sucedido, y que habían sobrepasado la situación y estaban recibiendo consejería para poder seguir adelante con la relación.

El oficial de Inmigración le dijo en ese momento a la muchacha que él consideraba que esto era un pecado el cual tendría que pagar en algún momento. Pasó un tiempo y la muchacha recibió una carta rechazando su caso de patrocinio porque el oficial de Inmigración consideró que la relación con el patrocinador, es decir el padre sus hijos, no era genuina.

En la carta, el oficial planteó que, dado que la muchacha había tenido una relación extramarital, ella no estaba en una relación genuina, porque para que sea una relación genuina, según él, tenía que ser una relación exclusiva, monógama, y que este no era el caso.

El oficial de Inmigración en esta situación usó su propio juicio moral en vez de usar las leyes de Inmigración, ya que el Acta de Inmigración dicta claramente que cuando un oficial de Inmigración toma una decisión sobre un caso, debe tomar esa decisión basándose en el Acta de Inmigración y los reglamentos y no en opiniones personales.

En términos de lo que se considera una relación genuina, el Acta de Inmigración dice en los reglamentos que una persona tiene que estar en una relación legal y genuina y que no tiene que haberse casado con su patrocinador para obtener algún beneficio bajo la Ley de Inmigración.

En ningún momento la ley dice que una persona “no puede pecar”, algo que según el oficial de Inmigración hizo esta señora. Además, la pareja nunca dejó de vivir junta, tenían un bebé de meses y estaban recibiendo consejería de pareja.

En este caso hubo un fallo por parte de la muchacha en su relación personal con su marido, pero hubo un fallo más grande en términos de la decisión tomada por el oficial de Inmigración dado que éste no tenía prueba de que dicha relación no fuera genuina y tampoco tenía prueba alguna de que la muchacha se hubiera casado con el patrocinador solamente para obtener el beneficio de la residencia permanente en Canadá.

En este caso, dado que la solicitud se hizo desde dentro del país, la pareja no tenía derecho a pedir una apelación ante la Corte de Apelaciones, pero sí tenía derecho a una revisión judicial del caso en la Corte Federal. Esta revisión se hizo basada en que el oficial de Inmigración cometió un error en la ley al momento de tomar la decisión, dado que la ley y sus reglamentos no dicen que la persona tiene que demostrar fidelidad, sino que dice que la relación tiene que ser genuina y que la relación no tiene que ser para obtener residencias. Y la carta de negación de la residencia permanente a esta persona efectivamente se basó en algo que no aparece en la Ley de Inmigración.

Este tipo de casos, en esta forma tan específica, no son tan frecuentes, sin embargo, lo que sí suele suceder son situaciones donde el patrocinado descubre en algún momento que el patrocinador tiene otra pareja o que tuvo o tiene una aventura, pero no es muy frecuente que la persona que está siendo patrocinada sea la que se involucre con un tercero.

No obstante, lo que también es frecuente es que haya personas que se dediquen a mandar estas “cartas venenosas”, como sucedió en este caso.

Las personas que están haciendo trámites migratorios deben tener cuidado, tienen que estar pendientes cuando después de haber pasado una entrevista el Departamento de Inmigración les llama para una segunda entrevista, o si en algunas situaciones mandan a ofíciales de Inmigración a sus casas para verificar si en realidad esta pareja efectivamente está viviendo junta, algo que tampoco es muy común.

Cuando sucede este tipo de situaciones, la persona afectada debe tener la pauta de que probablemente ha habido alguien que se contactó con del Departamento de Inmigración y envió información verídica, como sucedió en este caso, o que pueden también haber enviado información falsa creada únicamente con el ánimo de perjudicar al solicitante de residencia permanente.

En casos como estos hay que ir preparados a este tipo de segundas entrevistas. Esta muchacha fue sola a la entrevista, y si bien tenía que decir la verdad, no manejó muy bien la situación. Lo ideal hubiera sido que no llegara sola sino acompañada con un asesor de inmigración, profesional que tiene la posibilidad de investigar con anticipación a la entrevista cuál es el motivo por el cual la están llamando y así poder preparar a la persona para esta entrevista.

De igual forma, si el cliente tiene un asesor en este tipo de entrevistas, el oficial de Inmigración va a tener mucho más cuidado al dar su decisión porque no puede basarla en términos morales dado que no es ese su trabajo. La decisión, como ya lo dije antes, tiene que estar fundamentada única y exclusivamente dentro de los márgenes de la legislación canadiense y no sobre la base de opiniones personales.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Denuncian que CBSA está realizando chequeos aleatorios en Toronto

Denuncian que CBSA está realizando chequeos aleatorios en Toronto

La semana pasada fue noticia la historia de que oficiales de inmigración estuvieron realizando verificaciones de identificación al azar en Toronto. Dadas las horrendas acciones que están sucediendo en este momento en los EE. UU. contra los inmigrantes, es comprensible que esto haya activado las alarmas en nuestra propia comunidad de inmigrantes en Canadá.

La historia, tal como la contó a CityNews la hija de un hombre al que se le acercaron los oficiales de inmigración, decía que los oficiales estaban abordando a “personas de color” y les pedían una identificación. Una llamada a la Agencia Canadiense de Servicios Fronterizos (CBSA) por parte de CityNews confirmó que sus oficiales se encontraban efectivamente en ese momento en el área de Weston Rd. y Lawrence Ave., lugar donde ocurrió el incidente. Horas más tarde, la CBSA envió un correo electrónico diciendo que ellos no realizaban verificaciones aleatorias.

Pero, aunque la CBSA afirma que no realiza controles aleatorios en las calles, se ha informado que, al contrario, Agentes de la agencia de servicios fronterizos han detenido camionetas de trabajadores y han realizado redadas en lugares donde se sabe que se emplea a trabajadores indocumentados.

En 2017, los controles aleatorios o “carding” fueron declarados ilegales en Canadá, y por tanto los oficiales de la CBSA deben tener una orden judicial para solicitar una identificación a una persona.

Pero, aunque el “carding” es ilegal en Canadá, la práctica todavía existe principalmente porque la CBSA no tiene un organismo que lo audite en Canadá y por lo tanto puede, esencialmente, hacer lo que quiera. El gobierno liberal de Canadá presentó un proyecto de ley para crear un organismo de control externo para la CBSA, pero este murió al haberse disuelto el Senado el mes pasado.

El Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, Ahmed Hussen, comentó sobre el incidente reportado por CityNews la semana pasada, y la práctica de “carding” de la CBSA, que él no está a cargo de la CBSA pero que puede decir que el “carding” es incorrecto sin importar qué entidad lo está llevando a cabo”.

“Nosotros, como sociedad, debemos asegurarnos de que nuestras instituciones implementen medidas para asegurarnos de que esta actividad no ocurra en absoluto”, dijo.

Dado el anuncio del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, esta semana, y dado que la CBSA no tiene un organismo externo que la controle en Canadá, se suscitan muchas preocupaciones en las comunidades inmigrantes del país. El lunes, Trump anunció que los oficiales de inmigración en los Estados Unidos recibirían una autoridad extendida para deportar a los migrantes sin permitirles comparecer ante los jueces. Esto se aplicará a cualquier persona que haya estado en los Estados Unidos sin estatus durante más de dos años. La American Civil Liberties Union y el American Immigration Council dijeron que demandarían para bloquear la política.

Los ciudadanos de los EE. UU. que no están de acuerdo con las acciones contra los inmigrantes están trabajando en solidaridad para combatirlas. Esta semana en Tennessee, en una maravillosa muestra de solidaridad de resistencia, los vecinos formaron una cadena humana para proteger a una familia de ser capturada por Inmigración y Control de Aduanas (ICE). Los vecinos rodearon el vehículo donde estaba la familia cuando fue interceptado por ICE y luego formaron una cadena para darles un paso seguro hacia su hogar y de regreso a su camioneta. Tuvieron éxito en detener el arresto por parte de ICE porque el agente tenía una orden administrativa para detener a alguien, pero la orden no le permite a ICE sacar a alguien de su hogar o vehículo. Conocer este tipo de información es crucial para combatir las injusticias cometidas contra los inmigrantes.

Aunque no somos los EE. UU., nuestro departamento de inmigración todavía arresta y detiene a personas. Usted puede ser arrestado y detenido en Canadá por muchos motivos, tales como si usted está en Canadá con una visa vencida de cualquier tipo; usted no cumplió con los términos y condiciones de su visa; usted presentó un caso de refugio que le fue denegado y su Evaluación de Riesgo Previo a la Remoción (PRRA) también fue denegada; usted permaneció en Canadá después de la fecha de su orden de deportación; usted ingresó a Canadá sin informar a ningún oficial de inmigración canadiense; o usted fue liberado de la detención pero no siguió los términos y condiciones.

Como se vio en la historia de Tennessee en los EE. UU., de los vecinos que sabían que el ICE no podía sacar a las personas de un vehículo o de su hogar solo con una orden administrativa, es importante conocer los derechos que se tienen en Canadá si un oficial de inmigración quiere arrestarlo.

El Comité Legal de Inmigración (ILC) es un grupo de estudiantes de derecho y trabajadores legales con sede en Toronto. Apoyan a las organizaciones comunitarias y las campañas de base que abogan por los derechos de los inmigrantes y los refugiados brindando talleres de educación legal y creando recursos comunitarios.

El Comité Legal de Inmigración (ILC) es un subcomité del Sindicato de Leyes de Ontario (lawunion.ca) y de No One is Illegal-Toronto (toronto.nooneisillegal.org). La siguiente información forma parte de una guía creada por ellos en caso de intento de arresto por inmigración:

No se les permite a los oficiales entrar a su casa a menos que usted los invite. No tiene que invitarlos a su casa. Usted tiene el derecho de preguntar a un oficial que viene a su puerta lo que quiere. No tiene que abrir la puerta y puede ejercer su derecho a la privacidad. Puede pedir ver las órdenes. Deben tener DOS órdenes de arresto para arrestarlo dentro de su casa. Una orden es la orden de detención de inmigración y la otra es una orden especial para ingresar a su hogar. Puede pedir que le pasen las órdenes por debajo de su puerta y puede confirmar que están fechadas y firmadas y que los nombres de los oficiales en su puerta están en la orden. Si hay errores en las órdenes, puede rechazar la entrada a su hogar.

Tenga en cuenta que esta es la ley pero que los agentes de inmigración no siempre siguen la ley, tal y como se explica que la CBSA no tiene un organismo externo de control. Pueden entonces decidir continuar con el arresto y entrar a su casa. Durante el tiempo que está negociando con los oficiales, puede llamar a un abogado o consultor de inmigración certificado para que lo asesore. También tenga en cuenta que el no permitir que ingresen a su hogar, aunque tenga derecho, puede ser usado en su contra en su revisión de detención si lo detienen, o podría llevarlo a cargos penales.

Si los oficiales entran a su casa o si usted decide dejarlos entrar, tiene derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga puede ser usada en su contra en una revisión de detención.

Si un oficial lo detiene en un lugar público, puede ser arrestado sin una orden judicial. Si tienen una orden de arresto para usted, pueden solicitarla. Si no tienen una orden judicial, pueden hacerle preguntas y arrestarlo según sus respuestas sobre su estatus en Canadá. Puede elegir responder a sus preguntas o permanecer en silencio, pero no camine ni huya, o esto puede llevarle a cargos penales.

Si está detenido, no firme nada sin antes hablar con un abogado que trabaje en inmigración o con un asesor certificado en inmigración. CBSA puede usar su negativa a firmar documentos en su contra. Por esta razón, es bueno tener un plan con un abogado en caso de que lo arresten, antes de que lo arresten. Siempre pida un intérprete si lo necesita.

Canadá no es los EE. UU., pero nuestra CBSA es un organismo sin supervisión. Si le preocupa que usted o su familia corran peligro de ser detenidos, conozca sus derechos y tenga listo un plan de acción claro para protegerse y proteger a su familia.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Gobierno anuncia dos programas piloto para trabajadores indocumentados

Gobierno anuncia dos programas piloto para trabajadores indocumentados

Finalmente, después de más de 15 años de intensa lucha, de hacer lobby político y de presentar propuestas, este mes, el gobierno federal liberal anunció dos importantes proyectos piloto que lanzará el Ministerio de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, los cuales beneficiarán enormemente a trabajadores sin estatus.

Se trata de los trabajadores de la construcción en el Área Metropolitana de Toronto (a través del programa de Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Estatus en el Área Metropolitana de Toronto / Temporary Public Policy for Out-of-Status Construction Workers in the Greater Toronto Area, GTA) y de los trabajadores agrícolas extranjeros en todo Canadá (a través del programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria / The Agri-Food Immigration Pilot).

Estos dos grupos de trabajadores extranjeros son importantes para la economía de Canadá y llenan los vacíos que existen en sus respectivas industrias. Pero los proyectos piloto no solo ayudarán a llenar los vacíos laborales al invitar a los trabajadores a que lo hagan, sino que también beneficiarán enormemente a los trabajadores de dos industrias que a menudo han sido marginadas y sometidas a abuso y explotación en Canadá.

El programa de Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Estatus en el Área Metropolitana de Toronto (GTA) responde a un reciente informe parlamentario sobre la escasez de trabajadores en la industria de la construcción en algunas partes de Canadá y también aborda los estudios realizados sobre la vulnerabilidad de los trabajadores sin estatus. En el informe, se pidió al gobierno que buscara soluciones para los trabajadores de las industrias de la construcción que no tenían estatus migratorio en Canadá o que se encontraban en situaciones vulnerables.

Yo personalmente estuve involucrada en una fuerte campaña en el año 2005, de la cual fui la presidenta y que llevó por nombre “Support Don’t Deport”, y en la cual presentamos varias propuestas al gobierno de turno para que se le concediera la residencia permanente a miles de trabajadores de la construcción que en ese entonces eran pilares de la economía.

Esta campaña la lanzamos a través de una coalición en la que estaban involucrados sindicatos, organizaciones comunitarias, medios de comunicación y un sinfín de entidades que entendían la necesidad de hacer algo a favor de los trabajadores indocumentados.

Fuimos al Parlamento Federal a presentar las propuestas y avanzamos bastante en ese largo y difícil camino de tratar de convencer a los políticos de los beneficios de este tipo de medidas que, si bien son humanitarias, traen también consigo muchísimos componentes de beneficio para la economía local, regional y nacional.

Pero finalmente, y como resultado del informe parlamentario que menciono arriba, el gobierno lanzará el nuevo proyecto piloto temporal para hasta 500 trabajadores sin estatus en la industria de la construcción en el GTA. Esto es para beneficio de la industria que necesita trabajadores, pero también para recompensar a los trabajadores que han venido a Canadá y han contribuido económicamente pero que no pueden regularizar su estatus migratorio por diversas razones.

A lo largo de los años, los anteriores programas para trabajadores extranjeros hicieron que muchos trabajadores perdieran su estatus por una razón u otra debido a problemas con los mismos programas. Pero aun sin estatus, muchos continuaron trabajando y resolviendo la escasez de mano de obra en la industria de la construcción. No solo llenaron una necesidad en la industria, sino que también contribuyeron a las economías de sus comunidades.

Pero, aunque continuaron construyendo sus vidas en Canadá, lo hicieron bajo constante miedo y atentos ante la posibilidad de perder todos los frutos de su arduo trabajo manual en Canadá. Este temor también hizo a muchos trabajadores vulnerables a la explotación y el abuso a manos de empleadores sin escrúpulos, y, al tener una fuerza laboral paralizada por el miedo y dispuesta a trabajar por salarios bajos, llegaron salarios más bajos para otros, incluidos los canadienses.

La Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Estatus en el Área Metropolitana de Toronto (GTA) es un paso positivo para proteger a los trabajadores de la construcción y sus familias, y para llenar la actual escasez de mano de obra. También atacará los salarios bajos y detendrá la explotación de los trabajadores de la construcción.

El proceso de solicitud para trabajadores de la construcción interesados sin estatus en el GTA se está elaborando actualmente y habrá más detalles disponibles la semana del 22 de julio de 2019. Compartiré más información al respecto cuando esté disponible. El Congreso Laboral Canadiense (Canadian Labour Congress, CLC), una organización laboral nacional que tiene muchos asociados en la industria de la construcción en el GTA, es quien está trabajando en el proceso.

Lo que sí sabemos es que los trabajadores de la construcción sin estatus interesados ​​en postular deben comunicar su interés al CLC, quienes examinarán las solicitudes y determinarán si el solicitante es elegible o no. Aún no conocemos los requisitos de elegibilidad, pero quienes sean elegibles serán referidos al Departamento de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá para su procesamiento. La familia de los solicitantes referidos (cónyuges / parejas e hijos dependientes) serán incluidos en su solicitud de residencia permanente.

Por otra parte, el programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria responde a la urgente necesidad de abordar la escasez de mano de obra del sector agrícola en Canadá. Las industrias agrícolas y agroalimentarias de Canadá aportan $111 mil millones anuales a la economía canadiense.

El programa piloto tendrá una duración de tres años y será para trabajadores agrícolas migrantes que vienen a Canadá para trabajar en nuestras industrias agroalimentarias. A menudo tienen opciones limitadas para solicitar la residencia permanente en Canadá ya que tienen poca educación formal y, por lo tanto, no califican para muchos de nuestros programas de inmigración que requieren de educación superior y recursos económicos.

Los trabajadores agrícolas que vienen a Canadá para trabajar lo han hecho con permisos de trabajo de plazo limitado, sin camino a la residencia permanente en Canadá y sacrificando tener que dejar a sus familias en sus países de origen, ya que no pueden traerlos a Canadá cuando vienen.

El programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria estará abierto a los trabajadores agrícolas migrantes que vienen a trabajar en Canadá durante todo el año, porque en los últimos años, debido a la escasez de trabajadores, las industrias han tenido que depender de trabajadores agrícolas estacionales para realizar trabajos que no son estacionales.

Los trabajadores agrícolas que califiquen podrán solicitar la residencia permanente. Para calificar deben tener al menos 12 meses de experiencia a tiempo completo en uno de los siguientes sectores: procesamiento de carne, producción de hongos y cultivos de invernadero, y cría de ganado; dominio básico de la comunicación en inglés o francés para poder mantener conversaciones cortas; Educación secundaria y una oferta de trabajo en Canadá. Si se aprueba, los solicitantes podrán traer a sus familias a Canadá como residentes permanentes.

El programa Política Pública Temporal para Trabajadores de la Construcción sin Estatus en el Área Metropolitana de Toronto (GTA) y el programa Piloto de Inmigración Agroalimentaria son definitivamente pasos positivos para abordar la escasez de mano de obra en Canadá y para facilitar los caminos hacia la residencia permanente para los trabajadores que llenan esos vacíos en estos sectores económicamente prósperos.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

Se necesita más solidaridad hacia las personas desplazadas en el mundo

Se necesita más solidaridad hacia las personas desplazadas en el mundo

Actualmente hay más de 70 millones de personas desplazadas en el mundo. La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), está pidiendo al mundo que muestre una mayor solidaridad para ayudar con la crisis humanitaria.

Las cifras de 2018 para las personas desplazadas en todo el mundo son las más altas observadas en casi 70 años. Este es el número más alto desde la Segunda Guerra Mundial. El informe anual de ACNUR “Tendencias globales”, que se publicó a fines de junio de 2019, muestra que 70.8 millones de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares y ahora están desplazadas. Este es un aumento increíble de 2,3 millones de personas más que hace un año. Aunque esta cifra es alta, aun no tiene en cuenta el número total de personas desplazadas que se tienen que agregar al total. Por ejemplo, Venezuela tuvo el mayor número de nuevas solicitudes de refugio en 2018, pero todas las cifras de Venezuela aún no se han incluido en los totales de 2018.

El ACNUR está viendo una tendencia creciente de personas que necesitan protección contra la guerra, los conflictos y la persecución. Los más de 70 millones de personas desplazadas se componen principalmente de tres grupos: El primer grupo son los refugiados, que son personas que se ven obligadas a abandonar su país debido a conflictos, guerras o persecuciones. El segundo grupo son los solicitantes de refugio, que son personas que están fuera de su país de origen y que reciben protección internacional mientras esperan las decisiones sobre sus solicitudes de refugio. El tercer grupo, que es el grupo más grande, son personas desplazadas internamente, es decir personas desplazadas dentro de sus propios países.

El número de personas que se convierten en desplazadas está creciendo más rápido que las soluciones para hacer frente a la crisis de los desplazados. La mejor solución para los refugiados es que puedan regresar a sus hogares voluntariamente, pero solo si es seguro hacerlo.

Según lo declarado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados Filippo Grandi: “Con cada situación de refugio, donde sea que ésta se dé, por mucho tiempo que esté sucediendo, tiene que haber un énfasis en las soluciones duraderas y en eliminar los obstáculos para que las personas puedan regresar a sus hogares… Este es un trabajo complejo en el que el ACNUR participa constantemente, pero lo cual también requiere que todos los países se unan por un bien común. Es uno de los grandes retos de nuestros tiempos”.

Como se mencionó en el Informe de UNCR, existe una gran brecha entre la necesidad de los desplazados del mundo y los recursos disponibles. Una de las tendencias observadas es que los países más ricos no están dispuestos a apoyar a los desplazados.

En diciembre de 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó el Pacto Mundial sobre los Refugiados. El énfasis del pacto mundial es promover la cooperación internacional para enfrentar la crisis mundial de refugiados. En esencia, los países más ricos que reciben menos refugiados deben aumentar su apoyo a los países que reciben un mayor número de refugiados. Esto creará una responsabilidad internacional compartida. Y se pide a más países que abran sus puertas a los refugiados que necesitan reasentamiento. Esta necesidad es urgente para las personas que simplemente no pueden regresar a su país de origen.

El caso de Venezuela demuestra la necesidad del Pacto Mundial sobre los Refugiados. Se informa que más de 3,4 millones de personas huyeron de Venezuela hacia los países vecinos, incluidos Colombia, Perú, Ecuador y Brasil. La solidaridad mostrada al pueblo venezolano por algunos países latinoamericanos ha sido excelente, pero ahora la comunidad internacional debe ayudar a apoyar a estos países anfitriones.

Si bien ha habido un flujo de generosidad y solidaridad por parte de las comunidades para las personas desplazadas, todavía hay mucha división y necesidad de solidaridad y ayuda humanitaria.

El ACNUR declaró que “debemos aprovechar estos ejemplos positivos y redoblar nuestra solidaridad con los miles de personas inocentes que se ven obligadas a huir de sus hogares cada día”.

El reciente arresto de la capitana de un barco alemán, Carola Rackete, quien desafió una ley bárbara italiana al llevar a 42 inmigrantes que rescató de la costa de Libia a la isla mediterránea de Lampedusa, es un ejemplo de las peligrosas opiniones en contra de los refugiados que se difunden alrededor de mundo. La capitana Rackete debe ser elogiado como una heroína por salvar 42 vidas humanas en lugar de ser arrestada y multada. En sus propias palabras: “Las vidas de las personas son más importantes que cualquier juego político”.

¿Cómo podemos nosotros, como miembros de la comunidad global, ayudar a la crisis de más de 70 millones de personas desplazadas en todo el mundo? Podemos comenzar con la forma en que vemos y hablamos de estas personas necesitadas. Las redes sociales y nuestros principales medios de
comunicación han tratado de crear una imagen de las personas desplazadas como ilegales indignos.

He visto publicaciones horribles en muchos países alrededor del mundo, y me ha sorprendido e indignado que algunas de esas publicaciones, en Facebook, por ejemplo, vengan de los mismos inmigrantes. Al hacerlo, deshumanizan a quienes más necesitan nuestra ayuda. La gente está comprando mentiras y noticias falsas de supuestas hordas de refugiados que invaden nuestras fronteras en Canadá. Según el ACNUR, Canadá está clasificado como el noveno lugar para los nuevos solicitantes de asilo en 2018. Aunque esto parece alto, no es nada comparado con el número de refugiados que viajan a países vecinos.

Solo el 16% de los refugiados del mundo llegan a los países desarrollados. Por lo tanto, no debemos temer una invasión de las personas desplazadas del mundo entero, como han sugerido algunos mensajes.

Tenemos que recordar en nuestro discurso que Canadá no está aceptando a la mayoría de los desplazados del mundo tal y como algunos medios nos quieren hacer creer. Canadá tiene un enfoque muy organizado y solo incluye las cantidades que pueden acomodarse de acuerdo con nuestra infraestructura. Y estamos haciendo nuestra parte en la comunidad internacional.

Siempre debemos recordar que, según la Convención de Ginebra establecida después de la Segunda Guerra Mundial, es legal que las personas que huyen de su país ingresen a otro país y soliciten asilo. El término ilegal es un término fabricado que fue creado para hacernos pensar que estas personas están haciendo algo mal. En estos casos el termino correcto es “refugiado” no “ilegal”. Todos somos seres humanos.

También debemos recordar que no existe tal cosa como un refugiado económico. Las publicaciones en las redes sociales que afirman que las personas con teléfonos celulares caros y ropa bonita no pueden ser refugiados son ridículas. La riqueza no es un indicador de la necesidad de asilo de alguien. He conocido a muchos solicitantes de refugio que provenían de la riqueza y que tenían una necesidad genuina de protección por la que huyeron de su país de nacionalidad. En muchos países, los más ricos y educados son los opositores de los regímenes opresores y por eso son perseguidos. Hay refugiados de todos las clases sociales.

Los más de 70 millones de personas desplazadas en el mundo necesitan solidaridad y apoyo. Deshumanizarlos no hará que desaparezcan ni ayudará al resto de nosotros. En cambio, debemos ver cómo nosotros, como país, como personas, podemos disminuir su carga y hacer nuestra parte para
ayudar a los necesitados y no contribuir más a sus dificultades.

Deberíamos preguntarnos “qué haría si la vida de mi familia estuviera en peligro”. Lo más probable es que respondamos “lo necesario para salvar sus vidas”.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com

 

Solidarity for People Displaced in the World

Solidarity for People Displaced in the World

There are currently over 70 million displaced people in the world. The United Nations Refugee Agency, the United Nations Higher Commissioner for Refugees, (UNHCR) is calling on the world to show greater solidarity to help with the humanitarian crisis. 

The 2018 figures for displaced people around the world are the highest seen in almost 70 years.  This is the highest number since the Second World War. The UNHCR’s annual report “Global Trends” which was released at the end of June 2019, shows that 70.8 million people were forced to flee their homes and are now displaced. This is an incredible increase of 2.3 million more people just from a year ago. Although this figure is high, it does not even take into account the full number of displaced people yet to be added to the total. Venezuela had the highest number of new asylum applications in 2018 but all the figures for Venezuela have also not yet been included in the totals for 2018.

The UNHCR is seeing a rising trend of people needing protection from war, conflict and persecution. The over 70 million people displaced are made up primarily of three groups. The first group are refugees. These are people who are forced to leave their country because of conflict, war or persecution. The second group are asylum seekers. These are people who are outside of their country of origin and receiving international protection while awaiting decisions of their refugee claims.  The third group, and the largest group, are Internally Displaced People. These are people displaced within their own countries.

The number of people becoming displaced is growing quicker than are the solutions to deal with the crisis of the displaced. The best solution for refugees is for them to be able to return to their homes voluntarily, but only if safe to do so. As stated by said UN High Commissioner for Refugee Filippo Grandi: 

“With every refugee situation, wherever it is, however long it has been going on for, there has to be an enduring emphasis on solutions and removing obstacles to people being able to return home…This is complex work in which UNHCR is constantly engaged but which also requires all countries to come together for a common good. It is one of the great challenges of our times.”

As mentioned in the UNCR Report there is a great gap between the need of the world’s displaced and available resources. One of the trends seen is the wealthier countries being unwilling to support the displaced. 

In December 2018, the UN General Assembly adopted the Global Compact on Refugees. The emphasis of the global compact is to promote international cooperation to deal with the global refugee crisis. In essence, wealthier countries that receive fewer refugees must increase their support for refugees to countries that receive higher numbers of refugees. This will create a shared international responsibility. More countries are being called on to open their doors to refugees needing resettlement. This need is urgent for people who simply cannot return to their country of origin.

The case of Venezuela demonstrates the need for the Global Compact on Refugees. It is reported that over 3.4 million people fled Venezuela for the neighbouring countries including Colombia, Peru, Ecuador and Brazil.  The solidarity shown to the Venezuelan people by some fellow Latin American countries has been great but now the international community must help support these host countries. 

Although there has been an outpouring of generosity and solidarity by communities for people displaced, there is still a lot of division and need for solidarity and humanitarian aid. The UNHCR stated:

 “We must build on these positive examples and redouble our solidarity with the many thousands of innocent people who are forced to flee their homes each day.”

The recent arrest of a German ship captain, Carola Rackete, who defied a barbaric Italian law to bring 42 migrants she rescued off the coast of Libya to the Mediterranean island of Lampedusa, is an example of the dangerous anti-refugee views being spread around the world.  Captain Rackete should be praised a hero for saving 42 human lives instead of being arrested and fined. In her own words: “People’s lives matter more than any political game”. 

How can we, as members of the global community, help the crisis of the over 70 million people displaced throughout the world? We can start with how we view and talk about these people in need. Social media and our leading media outlets have tried to create an image of the displaced people as undeserving illegals. I have seen horrible posts from many countries around the world. I have been shocked and outraged that some of the awful Facebook posts I see come from immigrants themselves. In so doing they dehumanize those who need our help the most. 

People are buying into the lies and fake news of hordes of refugees invading our borders in Canada. According to the UNHCR, Canada is listed as ninth place for recipient of new asylum seekers in 2018.  Although this seems high, it is nothing compared to the number of refugees going to neighbouring countries. Only 16% of the world’s refugees make it to developed countries. So, we should not fear an invasion of the entire world’s displaced people as some posts have suggested. We have to remember in our discourse that Canada is not taking in the majority of the worlds displaced as the media would have us believe. Canada has a very organized approach and brings in only the numbers that can be accommodated according to our infrastructure and we are doing our part in the international community. 

We must always remember that under the Geneva Convention established after the Second World War, it is legal for people fleeing their country to enter another country and ask for asylum. The term illegal is a fabricated term that was created to make us think these people are doing something wrong. There is no such thing as an illegal. We are all deserving human beings.

We must also remember there is no such thing as an economic refugee. Social media posts claiming that people with expensive cell phones and nice clothing cannot possible be refugees are ridiculous. Wealth is not an indicator of someone’s need for asylum. I have known many refugee claimants who came from wealth who had a genuine need for protection fleeing their country of nationality. In many countries the wealthiest and more educated are the opponents of vicious regimes and for this they are persecuted.   

The over 70 million displaced people in the world are in need of solidarity and support. Dehumanizing them will not make them disappear nor will it help the rest of us. Instead we must look at how we as a country, as people, can lessen their burden and do our part to help those in need and not contribute to their hardship further.  We should ask ourselves “what would I do if my family’s lives were in danger.” We would most likely do the same. 

Sources Cited for Article on Displaced People

https://www.nrc.no/shorthand/fr/2019-will-be-another-year-of-crises/index.html

https://www.unhcr.org/news/press/2019/6/5d03b22b4/worldwide-displacement-tops-70-million-un-refugee-chief-urges-greater-solidarity.html

https://www.un.org/press/en/2019/sc13770.doc.htm

https://thelinknewspaper.ca/article/how-does-social-media-affect-our-perceptions-of-refugees

https://www.theguardian.com/world/2019/jul/05/captain-who-rescued-42-migrants-id-do-it-again-despite-jail-threat

https://www.cbc.ca/news/politics/canada-resettled-most-refugees-un-1.5182621

Si está planeando visitar Canadá, debe tomar en cuenta esta información

Si está planeando visitar Canadá, debe tomar en cuenta esta información

El pasado fin de semana, el primer día de verano en Canadá, mi familia y yo celebramos la boda de mi hijo y su maravillosa compañera. Fue un hermoso día con mi familia y amigos. Y como mi familia y la familia de mi nueva nuera son de América Latina y Europa, fuimos honrados con muchos invitados de todo el mundo que viajaron a Canadá solo para la ocasión de celebrar con nosotros.

Siempre es un placer mostrar Canadá a familiares y amigos visitantes. Invitarlos a una ocasión como una boda nos recuerda la belleza de nuestro país elegido y nos convertimos en turistas una vez más. Esto quedo resumido de la mejor manera en la publicación de mi nuevo consuegro en un mensaje de Facebook días antes a la boda: “Hoy es la mil millonésima vez que vengo a las cataratas del Niágara por familiares y amigos que visitan Canadá”.

Canadá es un país increíble con algo para todos. Existe la belleza natural para explorar con numerosos lagos, montañas y lugares al aire libre, así como también las ciudades cosmopolitas de renombre mundial. Pero al igual que la mayoría de los países, Canadá tiene reglas para las personas que desean venir.

Todos los que quieran venir a Canadá de visita deben tener un pasaporte válido y, además, muchas personas necesitarán una visa de visitante o una autorización electrónica de viaje (ETA). La mayoría de los visitantes necesitarán uno o el otro, pero algunas personas, como las que tienen estatus en los EE. UU., solo necesitarán su pasaporte válido para ingresar a Canadá. Todas estas reglas se aplican igual a adultos y niños.

El tipo de documento requerido, visa o ETA, está determinado por el país que emite el documento de viaje, la nacionalidad del solicitante, el tipo de documento utilizado para viajar y el método de viaje a Canadá: aéreo, terrestre o marítimo.

Algunos países están exentos de visa, lo que significa que los ciudadanos de esos países no necesitan visa para ingresar a Canadá, pero necesitarán una ETA para abordar el vuelo que los traerá al país. Sin embargo, solo se requiere una ETA si se ingresa a Canadá por aire, no si se hace por tierra o mar.

Los visitantes de países que requieren visas necesitan ésta para ingresar a Canadá por cualquiera de todas las vías: aire, tierra y mar.

Una visa de visitante es conocida como una visa de residente temporal. Como su nombre lo indica, está destinada solo para un propósito temporal y es un documento oficial que se colocará en su pasaporte. El documento muestra que ha cumplido con los requisitos para ingresar a Canadá.

Es importante tener en cuenta que es posible que necesite una visa de visitante si está transitando por un aeropuerto canadiense de camino hacia otro destino.

Una visa de visitante puede solicitarse en línea o llenando los formularios en papel, aunque obviamente el procesamiento en línea es más rápido y no tiene que pagar las tarifas de mensajería o de entrega de correo. De igual forma, sabrá de inmediato, mientras realiza el proceso de solicitud, si le falta algo, por lo que no tendrá que esperar a que le envíen vía correo una indicación de que le falta alguna información.

La tarifa de procesamiento para una visa de visitante es de $100.00 por persona. Los tiempos de procesamiento varían según el país donde se solicita, pero generalmente pueden durar dos semanas o más.

Obtener una visa de visitante da permiso para permanecer en Canadá por hasta 6 meses. Cuando se presenta a un oficial en un puerto de entrada, el funcionario tiene la discreción de permitirle permanecer en Canadá por más o por menos tiempo y lo estampará en su pasaporte. La nota dirá cuándo debe abandonar Canadá. El oficial también puede darle un documento que se denomina registro de visitante, que indica la fecha en que debe abandonar Canadá.

Pero no todos los oficiales escriben una nota o ponen un sello en los pasaportes. Si no lo hacen, tiene permiso de permanecer en Canadá durante 6 meses a partir de la fecha en que ingresó o hasta que caduque su pasaporte, lo que ocurra primero.

Para obtener una visa debe cumplir con algunos requisitos básicos. Necesitará un documento de viaje válido, como un pasaporte; estar bien de salud; no tener condenas penales o relacionadas con inmigración; y demostrar que tiene fuertes lazos con su país de nacionalidad. Esto lo puede hacer con cosas tales como un trabajo, un hogar, activos financieros y familia. Todas estas cosas demuestran que usted está bien establecido en su país de origen y que planea abandonar Canadá cuando caduque su visa. También debe mostrar que posee suficiente dinero para mantenerse durante el tiempo que planea permanecer en Canadá.

En algunos casos es posible que la persona necesite un examen médico y una carta de invitación, que es un documento legal jurado de una persona en Canadá que indica su intención de recibirlo en este país. Es importante detallar su establecimiento en su país de origen en este documento para demostrar que volverá a este cuando sea necesario salir de Canadá.

Una vez en Canadá, si desea extender su visita puede solicitar una extensión de visa, la cual debe hacerse al menos un mes antes de que se le solicite que salga del país.

Como mencioné anteriormente, no todas las personas requieren una visa para ingresar a Canadá. Por ello, antes de solicitarla consulte el sitio web del Gobierno de Canadá, www.canada.ca, para ver si su país está en la lista de los que requieren visas. Si no la necesita, es posible que necesite una autorización electrónica de viaje (ETA).

Solicitar una ETA es simple, todo el proceso se realiza en línea y toma unos minutos. Tienes que responder preguntas básicas sobre tu identidad, nacionalidad y fecha de viaje, y para hacer la solicitud se debe tener un pasaporte válido, una tarjeta de crédito o débito y una dirección de correo electrónico donde recibirá su respuesta. El costo de una ETA es de $7.00 y es válido por hasta 5 años. La respuesta se suele dar dentro de 48 horas o menos.

Como se mencionó anteriormente, si tiene una condena penal o de inmigración, puede tener problemas para ingresar a Canadá. En estos casos, se le puede otorgar un Permiso de Residencia Temporal (TRP) para facilitar una entrada única en Canadá para una visita, pero se utiliza únicamente para delitos menores y es a discreción del oficial en el puerto de entrada.

Para las personas que tienen condenas penales graves o que tuvieron complicaciones con asuntos de inmigración anteriormente en Canadá, hay otro proceso disponible para solicitar una visa de visitante que requiere una solicitud formal al gobierno de Canadá para probar la rehabilitación o un permiso especial.

Vilma C. Filici BA. B.Ed. RCIC
Regulated Canadian Immigration Consultant ICCRC Number R410727
E-mail: filici@filici.com